¿Qué debo y qué puedo comer teniendo endometriosis?

Comparte esta pregunta: 
Elena

Buenas Javier, tengo endometriosis severa. Me puedes aconsejar ¿Qué debo y qué puedo comer? Gracias.

Hola Elena,

 

La endometriosis es una condición difícilmente abordable mediante la nutrición. A pesar de que en la actualidad se han difundido a través de Internet diversas soluciones, no existe un consenso científico acerca de cuál sería el tratamiento nutricional idóneo para este problema, o si realmente tiene una influencia directa. La evidencia que existe entre la endometriosis y la alimentación todavía es escasa, y queda reflejado en la mayoría de revisiones que se han hecho sobre el tema.

 

Manteniendo esta premisa en mente, vamos a ver qué es lo que se sabe desde la alimentación actualmente, qué es lo que tiene más respaldo, y dónde están las limitaciones.

 

PREVENCIÓN

 

Gran parte de los estudios quedan circunscritos dentro del área preventiva, es decir, la influencia que tiene la alimentación sobre el riesgo de desarrollo de la enfermedad. Las causas exactas que dan lugar a la endometriosis son todavía desconocidas, aunque recientemente se están valorando diversos factores de riesgo, genéticos, hormonales y ambientales, dentro de los que estarían las dioxinas, o la alimentación, entre otros 1.

 

En relación al consumo de vegetales y frutas, existen resultados curiosos. De todos es sabido el efecto positivo que tiene este grupo sobre multitud de condiciones, y por consiguiente, siempre deberían de recomendarse. En este caso concreto, mientras que los vegetales parecen asociarse con una disminución del riesgo, en el grupo de las frutas encontramos resultados contradictorios. A pesar de que en algunos casos se asocian con una disminución del riesgo 2, en otros se ha encontrado un aumento del riesgo, principalmente achacado a su contenido en pesticidas organoclorados 3. Por consiguiente, mientras que el consumo de vegetales y hortalizas parece probable que disminuya el riesgo de padecer endometriosis, el grupo de las frutas todavía continúa en debate 4.

 

Por otro lado, el papel de la grasa también tiene sus incertidumbres 4. Pese a que la cantidad de grasa total de la dieta no tiene un efecto claro sobre el riesgo de desarrollar endometriosis, algunas porciones de la misma parecen declinar la balanza hacia un lado u otro. Por un lado, la grasa trans o parcialmente hidrogenada parece probable que aumente el riesgo, en cambio, las grasas omega 3 podrían tener un efecto protector 3,5.

 

Dentro de este grupo de la grasa, también podemos hacer una mención concreta al aceite de oliva y a las carnes rojas, de los cuales todavía se está debatiendo su efecto sobre el riesgo de padecer endometriosis 4.

 

Con respecto a los productos lácteos, mientras que algunos estudios no muestran asociación con la endometriosis, otros más actuales parecen relacionarlos con una disminución del riesgo, justificando su efecto a la cantidad de vitamina D y calcio 3,6.

 

En relación al resto de componentes de la dieta, la evidencia todavía es más limitada. Para dar una idea global, a continuación traduzco el resumen de una de las grandes revisiones sobre el tema, que da una visión bastante real de la situación actual.

 

 

A modo de actualización y complemento de esta información; un metaánalisis más reciente y completo sobre el café y la endometriosis no encontró riesgo para un consumo normal y regular 7. Por el contrario, el consumo de alcohol, sí parece incrementar el riesgo 8.

 

Como curiosidad, y contrariamente a lo esperado, las mujeres con un menor IMC parecen tener un mayor riesgo que aquellas con mayor IMC. Sin embargo, se necesitan más estudios para asegurar dicha asociación y comprender los mecanismos que pueden estar detrás de ello 9,10.

 

TRATAMIENTO

 

Atendiendo ahora al posible efecto terapéutico de la dieta sobre los síntomas de la endometriosis, cabe destacar que la evidencia es todavía más limitada que en el caso de la prevención, si cabe. Por lo que actualmente no existe una guía de tratamiento nutricional basada en la evidencia científica.

 

A modo anecdótico, existen dos estudios llevados a cabo por el mismo autor, en los que se aplica una dieta sin gluten sobre un grupo de mujeres con endometriosis, dando resultados positivos sobre el dolor percibido en ambos casos 11,12.

 

Del mismo modo, otros dos estudios llevados a cabo esta vez sobre ratones, proponen la suplementación con Omega 3 (EPA y DHA), para la mejora de la endometriosis en sus etapas iniciales o post-cirugía 13,14.

 

 

 

En resumen, el efecto de la alimentación sobre la endometriosis es bastante desconocido. En la actualidad existe una cierta sospecha sobre una posible influencia en su iniciación, como un factor de riesgo más. Sin embargo, las pistas que tenemos sobre su tratamiento nutricional son muy escasas.

 

 

Un saludo.

 

Javier Tenas, Dietista-Nutricionista.

 

 

 

Pregunta al nutricionista

Este campo no se mostrará de forma pública.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Todos los campos con * son obligatorios.

Solapas verticales