Legislación flores comestibles

Comparte esta pregunta: 

Me gustaría saber ¿que legislación se aplica para las flores comestibles? Existe una legislación específica o aplica la de huerta ecológica Muchas gracias. Pilar

 

Hola Pilar,

 

A pesar de que pueda parecer un arte culinario vanguardista, el consumo de flores se remonta mucho mas atrás de lo que nos imaginamos, siendo ya las sociedades recolectoras las primeras que comenzaron a consumirlas. Hoy en día, su función mas destacada es ornamental, aunque cada vez se dejan ver mas en la gastronomía española como ingrediente esencial, condimento o con carácter decorativo, siguiendo así la estela de otros países como Francia, México o Perú, los cuales ya tienen una cierta tradición en su uso. Las más utilizadas o populares son la lavanda, menta, pensamiento, lila, rosa, tulipán, violeta, capuchina y crisantemo, entre otras. Por el contrario, existen otras que pueden ser tóxicas, por lo que hay que tener cuidado.

 

Respecto a la legislación actual, todavía no existen unas normas o leyes específicas para este tipo de flores comestibles. No existen listas oficiales de flores comestibles y no comestibles de ningún organismo internacional, como la FAO, la OMS, la FDA, la EFSA o el Codex. Sin embargo, tal y como explica la AESAN, de acuerdo al catálogo restringido de nuevos alimentos elaborado por el grupo de expertos de la Comisión Europea, únicamente las flores de las especies vegetales Lavandula officinalis y Urtica, disponen de historial de consumo significativo en la UE antes del 14 de mayo de 1997, por lo tanto, consideración de “no nuevo alimento”. Cualquier otra flor cuyo uso sea alimento y/o ingrediente alimentario, entraría bajo el Reglamento (CE) Nº 258/97, de nuevos alimentos y nuevos ingredientes alimentarios.

 

En relación a su cultivo y uso de pesticidas, la normativa europea establece unos límites máximos de residuos de pesticidas para flores comestibles tanto de forma concreta para algunas especies como flores de camomila, flores de hibisco, pétalos de rosa, flores de jazmín y tila; como de carácter general en los Reglamentos 396/2005 y 600/2010.

 

Los parámetros de calidad establecidos se basan, a falta de normas específicas, en los utilizados para la horticultura comestible general, y concretamente los que regulan la producción ecológica.

 

Con el fin de evitar intoxicaciones por su consumo, deben tomarse ciertas precauciones:

 

  • Descartar las especies tóxicas como azafrán de otoño, hiedra inglesa, flor del tabaco, azalea, dedalera, iris, glicina, adelfa, aconitum, lantana, arveja dulce, hortensias, lirios, narcisos, campanillas, etc.
  • Evita comer flores procedentes de las floristerías, parques o jardines desconocidos, que podrían contener sustancias tóxicas.
  • Lavarlas con agua antes del consumo y secar con cuidado.
  • En algunas especies como la rosa, lavanda, tulipán, crisantemo y caléndula, solo los pétalos con comestibles. Además, si estos tienen una base blanca, es mejor eliminarla por su sabor amargo.
  • El polen de dichas flores puede producir alergias en algunas personas.

 

Del mismo modo, los tallos, sépalos, pistilos y estambres de la mayoría de las flores presentan un sabor amargo, por lo que es recomendable retirarlos con anterioridad. En el caso que desees conservarlos, utiliza la refrigeración, forma con la cual pueden aguantar varios días.

 

Por si es de tu interés, te adjunto un enlace de la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria con una amplia lista de flores comestibles.

 

Un saludo.

Javier Tenas – Nutricionista y Dietista.

Pregunta al nutricionista

Este campo no se mostrará de forma pública.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Todos los campos con * son obligatorios.

Solapas verticales