Hipotiroidismo

Comparte esta pregunta: 
Myriam

Estoy atravesando la menopausia. Mi médico me recetó phytosoya. Pero tengo hipotiroidismo. Leo que la Soya es contraibdicada para el hipotiroidismo. No sé qué hacer tal vez me pueden ayudar.

Hola Myriam,

 

Como sabrás, la menopausia es un periodo caracterizado por el cese de la menstruación en la mujer, localizado generalmente entre los 45 y 55 años, y en el que se producen diversos cambios fisiológicos. Entre ellos, los más notables, y responsables de la mayoría de los síntomas, son las fluctuaciones en los niveles hormonales, particularmente, el descenso de la producción de estrógeno y progesterona. Derivado de ello se producen síntomas vasomotores, entre los que destacan los famosos sofocos, aunque también se puede dar dificultad para dormir (insomnio), cambios de humor o sudoración nocturna entre otros.

 

Actualmente, el tratamiento hormonal se considera el más efectivo para tratar los síntomas, sin embargo, los potenciales efectos negativos sobre la salud de la mujer han llevado a su reducción. Por este motivo, se suelen recurrir a diversas terapias alternativas o complementarias para intentar paliar los síntomas.

 

Entre dichas terapias alternativas, suele ser común el uso de fitoestrógenos. Estos compuestos son un grupo de sustancias que se encuentran en una gran variedad de plantas utilizadas como alimento o suplemento, como la soja (las conocidas isoflavonas de soja están en este grupo), alfalfa y el trébol rojo. La estructura química que poseen es similar a los estrógenos humanos, por lo que se cree que podrían interactuar con los receptores estrogénicos de nuestro cuerpo y disminuir los síntomas provocados por la falta de producción de estrógenos endógena derivada de la menopausia.

 

Para evaluar el efecto real de estos compuestos sobre los síntomas de la menopausia se han realizado distintos estudios y revisiones. Entre ellas, destaca la elaborada por la Colaboración Cochrane por su alto rigor científico. En dicha revisión, los autores concluyen que aunque algunos ensayos notificaron una ligera reducción de los sofocos y sudores nocturnos con el tratamiento a base de fitoestrógenos, no existe suficiente evidencia como para concluir que la suplementación con los mismos reduzca eficazmente la frecuencia o gravedad de los síntomas comentados. Sin embargo, hacen mención a un compuesto concreto, la genisteína, que ha mostrado los resultados más positivos y hacen hincapié en su futuro estudio. Ésta puede encontrarse en alimentos como la soja, altramuz o las habas. Estos resultados son similares a los ya encontrados anteriormente por la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria).

 

Por lo cual, en la actualidad, los efectos beneficiosos de los fitoestrógenos de la soja sobre los síntomas de la menopausia, todavía están en cierta controversia.

 

Por otro lado, y en relación al consumo de soja en personas que padecen de hipotiroidismo.

 

Un estudio reciente demuestra que el consumo de proteína de soja, donde se encuentran los fitoestrógenos, no tiene efectos sobre la función tiroidea en pacientes con hipotiroidismo subclínico 1. Sin embargo, algún estudio más antiguo indica que el consumo de soja podría aumentar el riesgo de desarrollar hipotiroidismo clínico hasta en 3 veces, para aquellos pacientes con hipotiroidismo subclínico que consumen suplementos de soja 2,3.

 

De todos modos, el consumo de fitoestrógenos de soja parece mejorar tanto la glucemia, como la resistencia a la insulina y la PCR, un indicador inflamatorio; en los pacientes con hipotiroidismo subclínico. Con resultados más dispares, aunque tendiendo hacia una cierta mejoría, se encuentran otros parámetros como la presión arterial, el colesterol total, y los triglicéridos 1,2,4.

 

También hay que considerar que las isoflavonas de soja podrían interferir con la absorción de levotiroxina, una hormona tiroidea sintética utilizada para tratar el hipotiroidismo. Por lo que el consumo conjunto de levotroxina con suplementos de proteína de soja, podrían provocar la disminución de absorción del fármaco, con la consiguiente necesidad de aumentar su dosis para conseguir los efectos esperados 3,5,6. Si bien este efecto competitivo por la absorción del fármaco se ha visto en varios estudios, no es en todos los casos así, por lo que todavía debe profundizarse más en el tema 7.

 

A grandes rasgos, los adultos padecientes de hipotiroidismo no necesitan evitar los alimentos con soja, como concluye la revisión publicada en la revista oficial de la Asociación Americana de la Tiroides 3. Sin embargo, sería prudente consumir la hormona tiroidea en ayunas para evitar cualquier tipo de interacción alimento-medicamento, y por supuesto, alejado de la toma de soja, por la posible disminución de su absorción.

 

En cualquier caso, estas notas deben utilizarse únicamente a título informativo, y no como pautas terapéuticas. El médico encargado de llevar tu seguimiento es la persona más indónea para resolverle las dudas pertinentes acerca de su tratamiento y posibles interacciones.

 

Un saludo.

Javier Tenas, Dietista-Nutricionista.

Pregunta al nutricionista

Este campo no se mostrará de forma pública.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Todos los campos con * son obligatorios.

Solapas verticales