Colesterol

Comparte esta pregunta: 
Lorena

Hola Javier, ¿es cierto que los productos como danacol o benecol pueden bajar el colesterol? ¿O es simplemente una estrategia dé marketing? Gracias.

Hola Lorena,

 

En la actualidad, y según datos de la OMS, las enfermedades cardiovasculares causan alrededor de 17,5 millones de muertes al año, lo que representa más de 1/3 de las muertes totales anuales en el mundo, y siendo la principal causa de mortalidad 1. Sin duda, es una situación alarmante a la que urge poner remedio, y es por ello que se buscan continuamente distintas soluciones.

 

Las enfermedades cardiovasculares se ven claramente influenciadas por diferentes factores de riesgo, entre los que se destacan, la hipertensión arterial, la edad, el sexo, los triglicéridos séricos, las lipoproteínas sanguíneas (colesterol total, LDL, HDL), la cantidad de partículas HDL y LDL (no sólo en contenido de colesterol de las mismas, lo que normalmente se mide), su estado de oxidación (que favorece la formación de placas de ateroma), ciertos medicamentos, factores genéticos, factores conductuales (actividad física, alimentación, tabaquismo), etc. En muchos casos, unos se interrelacionan con otros, dando lugar a un complejo entramado, que podrá desencadenar finalmente en un evento/enfermedad cardiovascular.

 

El colesterol sanguíneo es quizá uno de los factores de riesgo sobre los que más foco se ha hecho, y es sobre el que tratan de actuar estos productos que mencionas. Sus efectos se basan en la adición de ciertos esteroles y estanoles vegetales, los cuales se han demostrado eficaces para disminuir los niveles de colesterol.

 

La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) ha evaluado de forma favorable en sucesivas ocasiones el efecto de estos componentes sobre el colesterol sanguíneo, e incluso referenciado una de ellas a Danacol concretamente 2,3,4,5. Su efecto se basa en el bloqueo de la absorción del colesterol dietético, expulsándolo así por las heces. Estos esteroles vegetales pueden encontrarse también de forma natural en distintos alimentos (frutas, verduras, legumbres, semillas, frutos secos, etc.), aunque las concentraciones en las que se hallan son drásticamente menores a las necesarias para conseguir este efecto, que suele ser de entre 1.5 a 3.0 g/día.

 

Cabe hacer algunas matizaciones a su uso. En primer lugar, son productos que deben usarse únicamente por adultos que tengan colesterol elevado, y no deberían utilizarse en mujeres embarazadas o lactantes, y en niños menores de 5 años.

 

Por otro lado, y en relación al efecto esperable; estamos hablando de reducciones de colesterol notables en periodos cortos de tiempo (2-3 semanas), aunque con un efecto discreto, del grado del 11.3% del colesterol LDL. Este “bajo” grado de reducción es esperable si tenemos en cuenta que es un producto que tan sólo afecta al colesterol dietético (exógeno), y no al colesterol sintetizado de forma endógena en nuestro cuerpo.

 

Como ya se ha comentado en otras ocasiones, el colesterol ingerido a través de la dieta no influye tanto en el colesterol sanguíneo como la cantidad y tipo de grasa que consumimos (saturadas, insaturadas...), aunque puede haber personas más sensibles al consumo directo de colesterol. Y por este motivo, en las nuevas guías dietéticas se ha indultado al colesterol dietético (antes limitado a 300mg/día) 6,7, y a algunos alimentos con injusta mala fama, como el huevo 8,9.

 

En suma a ello, y como ya recalcó la Agencia de Seguridad Alimentaria, Ocupacional y Medio-ambiental francesa (ANSES), tras las revisiones de la EFSA 10, todavía existen ciertas incertidumbres y puntos a considerar. El primero de ellos, es que los fitoesteroles vegetales no son eficaces en todos los casos, sino que existen personas “no-respondedoras”, sobre los que no tendrán el mismo efecto de reducción, y que representa un 30% de la población. En segundo lugar, la ingesta de estos productos conlleva un aumento en sangre de estos compuestos (fitoesteroles), de los que todavía se desconoce sus efectos a largo plazo. Y por último, y que quizá sea lo más importante; actualmente no existen datos de intervención del efecto de los esteroles/estanoles vegetales sobre la mortalidad total asociada a eventos cardiovasculares. En este caso, la disminución del riesgo cardiovascular se vincula a un factor secundario (la reducción del colesterol LDL), pero como hemos visto, es tan solo un único factor en el compendio total de factores que influyen en el riesgo cardiovascular. Por ello, es sensato preguntarse si mediante este tipo de productos, y el efecto que provocan, es suficiente para disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad asociada a esta causa, que al final es lo que se anda buscando, o tan sólo provoca cambios sutiles en el colesterol LDL.

 

En resumen, los esteroles/estanoles consumidos a través de estos productos fortificados provocan una reducción discreta del colesterol LDL (11.3%), en un tiempo de 2-3 semanas, en el 70% de la población. Esta reducción se produce mediante de la disminución de la absorción directa de colesterol dietético, sin influir sobre la síntesis endógena a partir de otras grasas dietéticas (que son la causa más representativa del colesterol sanguíneo derivado de la alimentación). A pesar de que se reduce uno de los factores de riesgo cardiovascular (colesterol LDL), debido al complejo entramado que puede desencadenar una enfermedad cardiovascular y la falta de estudios concretos de intervención, actualmente no se sabe el efecto real que tiene la suplementación con esteroles/estanoles sobre la incidencia de enfermedades cardiovasculares o la mortalidad asociada a esta causa, ni si esa ligera disminución del colesterol LDL tiene un efecto significativo sobre estas variables.

 

Un saludo,

Javier Tenas, Dietista-Nutricionista.

Pregunta al nutricionista

Este campo no se mostrará de forma pública.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Todos los campos con * son obligatorios.

Solapas verticales