Bebidas isotónicas

Comparte esta pregunta: 
Sergio

Buenas tardes Javier. Soy un joven de 37 años, con un ligero sobrepeso que trata de realizar de forma frecuente algo de deporte. En general juego al pádel entre 4-5 veces por semana, además de tratar de andar lo máximo posible a lo largo del día. Mi pregunta va relacionada con las bebidas isotónicas, ya que mientras estoy jugando consumo aproximadamente 1 litro de "líquido azul" de una conocida marca. ¿Es aconsejable consumir bebidas isotónicas practicando deporte? ¿Hay alguna cantidad máxima? ¿Sería preferible sustituir su consumo por agua directamente? Muchas gracias.

Hola Sergio,

 

La hidratación, o más bien la deshidratación durante el ejercicio físico, es uno de los factores que más rápidamente pueden afectar al rendimiento físico de un deportista. Sin embargo, esto contrasta con la gran cantidad de dudas que existen sobre ella, y como hacerla correctamente.

 

Durante la práctica deportiva, nuestro cuerpo pierde una serie de nutrientes para cumplir distintas funciones. A groso modo:

 

  1. Eliminamos agua en forma de sudor, con el fin de regular nuestra temperatura corporal, que aumenta durante el ejercicio. Aunque también perdemos minerales (electrolitos) con éste.
  2. Perdemos hidratos de carbono y grasa, que se oxidan para obtener energía. En casos especiales también pueden utilizarse proteínas durante el ejercicio para obtener energía, aunque generalmente se utilizan tras éste en la reparación y síntesis muscular.

 

Cuando la pérdida de alguno de estos nutrientes es muy elevada (agua e hidratos principalmente), el rendimiento físico puede verse resentido. Por lo que partir de unos depósitos correctos, y hacer una buena reposición durante y después del ejercicio, es imprescindible. Si quieres profundizar más en este tema de la hidratación y reposición deportiva, puedes consultar este enlace.

 

Por lo general, es importante partir de una situación de correcta hidratación antes de comenzar el ejercicio. Mal empezamos si estamos deshidratados antes de meternos en el campo o la pista.

 

Aunque algunos expertos recomiendan beber únicamente cuando se tiene sensación de sed, otros reconocen que durante el ejercicio puede haber deshidrataciones rápidas, y que la sensación de sed aparece cuando ya estamos ligeramente deshidratados, por lo que proponen planes más rígidos para reponer líquidos, y fijados según tiempo e intensidad.

 

En este sentido, una correcta ingesta de líquido durante el ejercicio nos ayudará a prevenir la fatiga asociada a deshidratación, sobre todo en deportes de intensidad y ambientes calurosos. Esta rehidratación puede realizarse únicamente con agua si el ejercicio no sobrepasa los 90 minutos. En el caso contrario, en tiempos superiores a la hora y media, o altas intensidades, se recomienda incorporar el líquido en forma de solución isotónica para recuperar la mayor depleción de electrolitos e hidratos de carbono, lo que preverá la aparición de fatiga y mantendrá el rendimiento físico.

 

En relación a la frecuencia, algunos autores recomiendan tomas de entre 0,6-1 litro/hora según la modalidad deportiva y condiciones externas, o lo que sería lo mismo y repartido, 200ml-330ml cada 20 minutos. Aunque en ejercicios de menor intensidad con tomas alrededor de 125ml cada 20 minutos sería suficiente.

 

No existiría ninguna cantidad máxima como tal, si no que ésta estaría fijada en función del tipo de ejercicio, el tiempo y la intensidad a la que lo realizas.

 

En tu caso concreto, y a no ser que se tratase de una intensidad muy elevada (nivel competitivo), podrías utilizar únicamente agua durante el ejercicio, y reponer hidratos y electrolitos una vez haya finalizado el partido. Una pieza de fruta y agua sería una perfecta opción tras el entrenamiento. Además, de esta forma también aprovecharías mejor los efectos de ejercicio si tu objetivo es bajar de peso.

 

 

Un saludo.

Javier Tenas, Dietista-Nutricionista.

Pregunta al nutricionista

Este campo no se mostrará de forma pública.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Todos los campos con * son obligatorios.

Solapas verticales