¿Beber agua durante las comidas nos engorda?

Comparte esta pregunta: 

Hola Javier, en más de una ocasión he oído decir que beber agua durante las comidas nos engorda y que si la bebemos un poco antes de comer, no. ¿Qué hay de cierto en todo esto?. Muchas gracias. Pilar (Zaragoza).

Hola Pilar,

 

Alrededor del agua y su consumo circulan gran cantidad de mitos y prejuicios, algunos más o menos fundamentados. Concretamente, esta pregunta que me haces no es la primera vez que la escucho, así que hoy vamos a tratar de arrojar algo de luz sobre el tema.

 

En primer lugar, debemos concretar que el agua, en cualquiera de sus formas, no aporta calorías. No contiene ningún macronutriente con capacidad de transformarse en ATP, la moneda de cambio energética de nuestro cuerpo. Así pues, de una forma resumida, ya sea antes, durante o después de las comidas, el agua no aporta energía, y por tanto no engorda.

 

Quizá el mito que me comentas derive de la capacidad de saciedad que posee el agua, en otras palabras, llenarnos el estómago con ella para engañar a nuestro apetito. Apelando a este hecho, podríamos deducir que beber agua antes de las comidas o durante ellas, disminuiría ligeramente la ingesta de alimentos, y por tanto se reduciría mínimamente el aporte calórico. De todos modos, existe una gran diferencia entre esto y la afirmación de que el agua engorda, y mucho menos si la bebemos durante las comidas. A su vez, no se puede alegar tan alegremente que esa mínima reducción calórica influya posteriormente en el peso y grasa corporal.

 

Como esta hipótesis es algo subjetiva, ya que depende también de la variabilidad de cada individuo o grupos de población, nos dirigimos a una revisión sistemática publicada en el American Journal of Clinical Nutrition sobre la "Asociación entre el consumo de agua y el peso corporal". Y que obtuvo la siguiente conclusión final: el aumento de consumo de agua sugiere una reducción de peso en aquellas personas que están realizando dietas de adelgazamiento o mantenimiento, sin embargo, los resultados fueron inconsistentes en poblaciones generales con pesos variados. Así pues, la evidencia entre esta asociación todavía es escasa y se necesitan mas estudios longitudinales con un grupo control y tamaño de muestra suficiente. Conclusión similar a la que ya se había llegado 2 años antes (2011) en el documento de revisión publicado por el Consenso FESNAD-SEEDO, sobre "Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos". Concluyendo que las evidencias referidas al consumo de agua y su efecto en la variación de peso o prevención de exceso de peso en adultos sanos son insuficientes para establecer ninguna recomendación.

 

Por tanto, hemos concluido que el agua como tal, no engorda, refiriéndonos al porcentaje graso corporal. La única posibilidad que se baraja es si ese aumento de agua podría influir en la ingesta calórica y peso, que como vemos, todavía esta investigándose. Se descarta su interferencia con alimentos o nutrientes para modificar su valor energético, como también he escuchado en ocasiones. El único problema que podría ocasionar un consumo elevado de agua durante las comidas, sería retrasar la digestión o provocar sensación de pesadez, al diluir los jugos gástricos y retrasar el vaciado gástrico. De todos modos, el agua consumida tanto dentro como fuera de las comidas en unos límites normales, no alterará drásticamente ni el consumo total de alimentos, ni la velocidad o facilidad de digestión de los mismos. En todo caso, no podemos descartar que tras la ingesta de una gran cantidad de líquido nuestro peso aumente, valor que disminuirá relativamente rápido al expulsarlo; ya que, este incremento no estará ligado en ningún momento a la cantidad de grasa.

 

Un saludo.

Javier Tenas – Nutricionista y Dietista.

 

Pregunta al nutricionista

Este campo no se mostrará de forma pública.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Todos los campos con * son obligatorios.

Solapas verticales