Aditivos y conservantes de los alimentos

Comparte esta pregunta: 

Hoy día muchos de los productos que consumimos llevan añadidos aditivos y conservantes; hay personas que comentan que son cancerígenos algunos de ellos. Me gustaría saber que aditivos, conservantes y colorantes son malignos para nuestra salud y en que alimentos los podemos encontrar. Muchas gracias. Isaac (Avila).

Hola Isaac,

 

Tema controvertido donde los haya, y no entre las entidades de seguridad alimentaria o la comunidad científica, que tienen muy claro su posicionamiento a favor, sino entre la población general y estos últimos. La gran cantidad de bulos, listas negativas de aditivos, su relación con enfermedades, etc., han creado mucha confusión entre la población. Por ello, primero voy a explicarte lo que significan esas siglas E-XXX y cual es el proceso de autorización.

 

En primer lugar, un aditivo se puede autorizar cuando su utilización haya demostrado una acción útil para el alimento o su procesado-conservación, y cuando haya pasado los controles de seguridad alimentaria exigidos por el  Comité Científico para la Alimentación Humana de la UE (Scientific Committee for Food, SCF). Una vez que pasa todos los controles pertinentes se le asigna un número E, el cual indica que es un aditivo aprobado por el Comité científico, y es legal su utilización en la Unión Europea. Los número siguientes son solo para diferenciarlos entre grupos (edulcorantes, conservantes, colorantes...) y clasificarlos entre ellos.

 

Su seguridad no solo se estudia cuando son aceptados, sino que existe una evaluación continua a nivel internacional por parte de el Comité Conjunto de Expertos en Aditivos Alimentarios (Joint Expert Committee on Food Additives, JECFA) que trabaja bajo los auspicios de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Pero, ¿Cómo establecen los límites máximos para cada aditivo? Para explicarlo te voy a citar un párrafo procedente de la Web del EUFIC donde lo explica perfectamente. Sus valoraciones se basan en la revisión de todos los datos toxicológicos disponibles, incluidos los resultados de las pruebas efectuadas en humanos y animales. A partir del análisis de los datos de los que disponen, se determina un nivel dietético máximo del aditivo, que no tenga efectos tóxicos demostrables. Dicho contenido es denominado el "nivel sin efecto adverso observado" ("no-observed-adverse-effect level" o (NOAEL) y se emplea para determinar la cantidad de "ingesta diaria admisible" (IDA) para cada aditivo. La IDA, que se calcula con un amplio margen de seguridad, es la cantidad de un aditivo alimentario que puede ser consumida en la dieta diariamente, durante toda la vida, sin que represente un riesgo para la salud. De una forma resumida quiere decir que tras encontrar una dosis que no provocaría efectos secundarios adversos (NOAEL), se rebaja normalmente en 100 veces, cantidad conocida como IDA, dosis que aún siendo tomada diariamente durante toda la vida no provocaría ningún problema para la salud.

En una dieta normal ni se suele alcanzar los límites IDA, por lo que existe un amplio rango de seguridad y control frente a los aditivos. De todas formas, su estudio continuo ha llevado en ocasiones a eliminar alguno de ellos y prohibirlo, como es el caso del E-125, E-225 y E-462, ya sea por prevención o porque en cantidades elevadas podían ocasionar problemas.

 

Hay que tener en cuenta que su uso nos protege frente a microorganismos y sus toxinas potencialmente peligrosas o incluso mortales como la de Clostriduim botulinum, aflatoxinas producidas por mohos, toxina de Bacillus cereus, etc. Además nos permiten tener una disponibilidad de alimentos más amplia y durante mayor tiempo. En la sociedad actual se dificultaría mucho el manejo de alimentos sin su utilización, puesto que la importación y exportación alimentaria está a la orden del día, su conservación se haría imposible, y las pérdidas por degradación de alimentos incalculables. Además de su acción protectora frente a patógenos, también nos permite tener cualquier tipo de alimento durante todo el año, y otra serie de ventajas vinculadas a su uso. También debes saber que muchos de ellos son vitaminas, minerales, productos de origen natural, etc., expresadas con su consiguiente número E.

 

Para que te hagas idea de lo infundadas que son algunas de estas listas falsas de aditivos te voy a dar un pequeño ejemplo. En alguna de ellas te puedes encontrar con el E-330 como uno de los más peligrosos y cancerígenos, que si lo traduces significa ácido cítrico, el cual lo encontramos en las frutas cítricas entre otros. Dicho ácido es indispensable para la vida, ya que interviene en el ciclo de Krebs, por el cual obtenemos energía de la oxidación de los ácidos grasos, hidratos de carbono y aminoácidos. Lástima que su inventor (Hans Adolf Krebs) no tuviese otro apellido, porque la traducción literal de krebs del alemán al inglés es cáncer, y si empezamos a hilar conceptos nos lleva a que el ácido cítrico (E-330) interviene el del ciclo del “cáncer”. Una desafortunada coincidencia que da lugar a un mito disparatado.

 

Si quieres mas información te dejo la Web de EUFIC (European Food Information Council) donde lo explica todo mas detenidamente, y un comunicado que hizo AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria) en relación a las listas falsas de aditivos.

 

 

Un saludo.

Javier Tenas – Nutricionista y Dietista.

 

 

 

 

 

Pregunta al nutricionista

Este campo no se mostrará de forma pública.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Todos los campos con * son obligatorios.

Solapas verticales