Comparte esta entrada del blog: 

Un menú Olímpico

Los Juegos Olímpicos (J.J.O.O.) son sin duda, la mayor cita deportiva a nivel mundial, y uno de los mayores retos para cualquier deportista.

 

Este evento celebrado cada 4 años, y que en esta ocasión se lleva a Río de Janeiro, moviliza a la friolera de más de 10.000 deportistas de más de 200 países, y que participarán en más de 300 pruebas de 42 modalidades deportivas diferentes.

 

Estas colosales cifras, nos hacen suponer la inmensa cantidad de recursos que se necesitan para abastecer a esta gran familia. En términos de alojamiento, la Villa Olímpica cuenta con 31 edificios que albergan más de 10.000 habitaciones. Y en alimentación, los números no son menos sorprendentes.

 

El despliegue de medios para alimentar a miles de deportistas y responsables de diferentes países y culturas, es realmente titánico. De hecho, si en el 776 a.C, cuando se celebraron los primeros J.J.O.O de la Antigüedad, les hubieses dicho que tan sólo el comedor actual tiene una superficie de 2 campos de fútbol, y la cocina el tamaño de una cancha de baloncesto, seguramente se habrían echado las manos a la cabeza.

 

A este hecho, hay que sumar la complejidad que supone la alimentación de un atleta olímpico en época competitiva, y las significativas diferencias que existen entre los distintos países debido a las desigualdades culturales y religiosas; por lo que la oferta de alimentos debe de ser acorde a ello.

 

Para solventar estos inconvenientes, la mejor opción es ampliar la oferta. En los días de mayor afluencia se servirán en este comedor hasta 60.000 comidas diarias, para alimentar a unas 18.000 personas entre atletas, responsables y técnicos, lo que se traduce en más de 200.000 kilos de comida.

 

La oferta de alimentos se repartirá en distintos bufés: brasileño, asiático, internacional, de pasta, halal y kosher.

 

En los bufés halal y kosher se respetará estrictamente los requisitos específicos para las religiones musulmana y judía, respectivamente.

 

Del mismo modo, habrá alimentos típicos de cada país, como es el caso de ciertas frutas exóticas comunes de países con climas tropicales como el maracuyá, el kaki, la guayaba o el cajú; o kimichi, unos vegetales fermentados típicos de Corea, que serán exportados directamente.     

 

A la vez que se persigue la calidad y variedad de los alimentos, también se está llevando un escrupuloso control sobre la presencia de sustancias prohibidas. Es el caso del clembuterol, un esteroide que puede dar positivo en controles de dopaje, y que se ha utilizado fraudulentamente para el engorde del ganado en algunos países. Por estos motivos, la administración está llevando los controles rutinarios exigidos y necesarios.

 

Esta amplia y segura oferta va a permitir que cada atleta, en función de su religión, gustos y las directrices técnicas de su equipo, pueda elegir aquello que necesite sin problemas, y así centrarse por completo en la competición. 

 

Javier Tenas, Dietista-Nutricionista.

Dietista-Nutricionista

Javier TENAS GONZALVO

 

Traslada tus dudas y consulta al nutricionista

Suscríbete a nuestro blog