Comparte esta entrada del blog: 

Premio Nobel de Medicina 2017: Ritmos circadianos

La pasada semana se anunció el Premio Nobel de medicina, que en esta ocasión, fue otorgado a los investigadores Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, por sus descubrimientos sobre los mecanismo moleculares que controlan los ritmos circadianos.

 

La vida en la Tierra se encuentra adaptada a la rotación del planeta. Muchos organismos, incluidos los humanos, poseen un reloj interno biológico que se encarga de anticiparse y adaptar al propio organismo al ritmo diario. Los investigadores premiados se han encargado de investigar, cuáles son los mecanismos de funcionamiento de ese reloj interno, y sus investigaciones explican como plantas, animales y humanos adaptan y sincronizan sus ritmos biológicos con la rotación terrestre.

 

Las hipótesis de este reloj interno surgen ya en el siglo XVIII, cuando el investigador Jean Jacques d´Ortous de Mairan observó como las plantas de mimosa se abrían durante el día, y se cerraban por la noche. Curiosamente, el ciclo se repetía incluso en un cuarto con ausencia de luz, dando a entender la necesidad de un mecanismo que lo controlase.

 

Usando como organismo modelo a moscas de la fruta, los investigadores han conseguido aislar el gen que controla los ritmos biológicos diarios. Mostrando como dicho gen codifica una proteína que se acumula en la célula durante la noche, y se degrada durante el día.

 

Con una gran precisión, este reloj biológico adapta nuestra fisiología a las diferentes fases del día. Regulando algunas importantes funciones como los niveles hormonales (cortisol, melatonina...), el sueño, la temperatura corporal, la presión arterial, o el metabolismo. De hecho, nuestro bienestar puede verse afectado por cambios bruscos entre nuestro entorno externo y dicho reloj biológico, como los provocados durante el famosos “jet lag”, cuando viajamos entre diferentes zonas horarias. Además, también hay indicios de que la desalineación crónica entre nuestro estilo de vida y el ritmo marcado por este reloj interno, por ejemplo, con turnos de trabajo nocturnos, podrían provocar problemas a largo plazo, asociándose a una mayor incidencia de varias enfermedades.

 

Fuente: aquí.

Dietista-Nutricionista

Javier TENAS GONZALVO

 

Traslada tus dudas y consulta al nutricionista

Suscríbete a nuestro blog