Comparte esta entrada del blog: 

Mi hijo no come verdura. ¿Tiene solución?

Probablemente, una de las verdades más inamovibles en alimentación es el beneficio que tienen los vegetales para la salud. Mientras que en otras áreas de la nutrición se modifican continuamente los criterios o surgen ideas dispares, un mayor consumo de vegetales, prácticamente siempre se asocia con un mejor estado de salud para la población general.

 

De hecho, el bajo consumo de frutas y vegetales es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad, tal como indica la OMS. Tan solo por detrás del tabaco, hipertensión, obesidad, inactividad física, hiperglucemia e hipercolesterolemia 1.

 

Sin embargo, muchos niños son reticentes a comerlas. Tal como se indica en el Estudio ANIBES, los niños y adolescentes españoles consumen tan solo 241 y 220 gramos de verduras y frutas/día, respectivamente. Lo que a su vez corresponde con 1,2 raciones/día; lejos de las 5 raciones de frutas y verduras diarias recomendadas, y de los 400 gramos mínimos recomendados por la OMS 2.

 

Existen muchas estrategias planteadas para incrementar el consumo de frutas y verduras entre la población infantil, tanto a nivel domicilio, escolar, e incluso institucional. Sin embargo, todavía existen dudas de cuál es la  forma más eficaz para obtener los mejores resultados 3.

 

Desde SimplySano hoy os ofrecemos algunas IDEAS para facilitar esta ardua tarea.

 

  • A pesar de que lo ideal es que vayan acostumbrándose a los sabores y texturas originales de las frutas y verduras, éste puede ser un factor limitante al principio; así que modificar tanto la textura, como combinar con otros alimentos más atractivos para ellos, puede ser una buena forma de iniciarlos.

 

  • Los niños pequeños no tienen una especial concienciación sobre su salud y la relación que tienen sus actos sobre ella, por lo que animarlos a comer e incluso insistirles basándonos en las propiedades beneficiosas de los vegetales, no parece la solución más eficaz. De hecho, en algunos casos se ha visto como contraproducente en edad infantil 4.

 

  • Los hábitos de los padres y la disponibilidad del alimento es fundamental. Al final, los niños aprenden muchas cosas por mimetismo, imitando las acciones de los adultos. Si ellos observan unos correctos hábitos en casa, y la disponibilidad de vegetales y frutas es alta, es más probable que ellos comiencen a comerlos.

 

  • A pesar de que nos son muy sensibles cuando tratamos de venderles las propiedades beneficiosas de los vegetales, si que las conocen, así que trataremos de vincularlas con otros estímulos a los que sí que responden bien. En este punto podemos destacar la influencia que tiene los famosos, deportistas, dibujos animados, youtubers, etc. sobre ellos. De este modo, podemos utilizarlos como referencia positiva, como en el siguiente estudio que se les planteaba a los niños al siguiente pregunta: ¿Tú qué crees que comería Batman?

 

¿Y vosotros? ¿Qué hacéis para conseguir que vuestros hij@s coman más fruta y verdura? Podéis contárnoslo en nuestras redes sociales.

Dietista-Nutricionista

Javier TENAS GONZALVO

 

Traslada tus dudas y consulta al nutricionista

Suscríbete a nuestro blog