Comparte esta entrada del blog: 

Efectividad del entrenamiento HIIT para la pérdida de grasa.

Cuando hablamos de perder grasa, no son pocos los remedios que se plantean para ello. Desde combinación de dieta más ejercicio, ambos por separado, suplementos, máquinas especiales, etc.; y dentro de cada uno de ellos, multitud de “remedios”, más o menos válidos.

Sin duda, el ejercicio es una parte fundamental para la salud, y un potente coadyuvante para la pérdida de peso. Aunque como en todo, existen estrategias que funcionan, y otras que no. Véase aquí, el salir a correr en verano con 2 sudaderas y papel de film en la barriga; que a parte de una posible deshidratación y golpe de calor, no tiene ninguna respuesta extra.

En esta ocasión, vamos a centrarnos en un modelo de entrenamiento que ha tomado especial repercusión en los últimos años por sus posibles beneficios, tanto para la salud como para la pérdida de grasa; dónde vamos a focalizar nuestra atención.

El HIIT, o entrenamiento por intervalos de alta intensidad por su siglas en inglés, es un tipo de ejercicio, que como su nombre indica, se realiza en sesiones de entrenamiento fraccionadas, alternando entre periodos de alta intensidad de entrenamiento con periodos de descanso, en una misma sesión. En cualquier caso, antes de ello, se necesita un correcto calentamiento, y prioritariamente, la supervisión de un preparador físico con formación adecuada.

Recientemente se ha publicado en la revista Sports Medicine, un metaanálisis titulado Effect of High-Intensity Interval Training on Total, Abdominal and Visceral Fat Mass: A Meta-Analysis; y que da algo de luz a este tema.

Los autores analizaron los resultados de 39 estudios con distintas poblaciones y modos de HIIT (bici y carrera principalmente), y concluyeron que:

Las variaciones en intensidad y duración de los periodos de actividad y recuperación, el número de repeticiones y series de los protocolos de HIIT, combinados con la falta de detalles suministrados en los protocolos en bici o carrera, hacen difícil analizar su relación con la pérdida de grasa. Sin embargo, los resultados obtenidos con un amplio rango de protocolos de HITT, que incluían tanto a personas con normopeso, sobrepeso y obesidad, sugieren que el HIIT, especialmente “en carrera”, es una estrategia eficaz para disminuir los depósitos de masa grasa, incluyendo grasa abdominal y visceral.

Los autores avisan de que se necesitan estudios de mayor duración, multicéntricos, y prospectivos para establecer el protocolo óptimo de HIIT acorde a cada sujeto, según su edad, sexo, grasa corporal, y desórdenes metabólicos.

Dietista-Nutricionista

Javier TENAS GONZALVO

 

Traslada tus dudas y consulta al nutricionista

Suscríbete a nuestro blog