Comparte este alimento: 

LA FRAMBUESA

La frambuesa es un fruto oriundo de las zonas de Europa y norte de Asia, que crece salvaje en países de clima templado. Los primeros vestigios parecen localizarla en el monte Ida, Grecia, a partir de donde se extendió por Europa y posteriormente a América. Este fruto procede del frambueso (Rubus idaeus), un arbusto de la familia de las Rosáceas que alcanza entre 1.5 y 2.5m de altura, y que suele crecer en zonas despejadas como claros de bosques, prados u orillas de camino.

Existen también otras especies como la frambuesa negra (Rubus occidentalis) y la frambuesa azul (Rubus leucodermis) procedentes de América, las cuales se cruzan con las especies Europeas para conseguir otras especies de mayor productividad. La mayoría de variedades fructifican en la época veraniega, mejor época para hacerse con ellas, aunque existen otras que lo hacen durante el otoño o primavera.

 

EL ALIMENTO

La composición nutricional general no dista excesivamente de la que nos tienen acostumbrados otros alimentos de su grupo. El porcentaje de agua vuelve a ser el mayoritario, con 85 gramos por cada 100 de alimento. El macronutriente más abundante son los hidratos de carbono, que pueden rondar sobre el 10% del total, mientras que las grasas y proteínas se encuentran en concentraciones muy inferiores, apenas un 2% entre ambas. Sin embargo, la fibra toma más protagonismo, con una cantidad media de 6.5g por cada 100g de alimento; o lo que es lo mismo, una taza de frambuesas aportaría alrededor del 40% de la cantidad diaria recomendada para un adulto.

En relación a su contenido vitamínico destaca principalmente la Vitamina C, conocida por su potencial antioxidante, pero además también necesaria para la síntesis de colágeno, huesos y material sanguíneo, además de favorecer la absorción del hierro no hemo procedente de la dieta. El ácido fólico o vitamina B9 es otra de las más destacadas en esta fruta, necesaria para la formación de material genético, sanguíneo e inmunitario en nuestro cuerpo, e imprescindible durante el embarazo para prevenir enfermedades del feto como la espina bífida. Los minerales mayoritarios son el potasio, necesario para el mantenimiento del equilibrio hídrico de la célula, y el magnesio, fundamental en el funcionamiento intestinal y nervioso, además de la formación de huesos y dientes.

La frambuesa también posee otros compuestos minoritarios con características interesantes como el ácido elágico y otros flavonoides que actúan como sus pigmentos naturales, y que poseen además un marcado efecto antioxidante, ejerciendo una acción protectora frente al estrés oxidativo.

 

EL INGREDIENTE

La frambuesa posee un intenso aroma y sabor que suele utilizarse para acompañar distintos platos, generalmente postres, aunque también pueden incluirse en otras preparaciones como motivo ornamental por su bonito aspecto y color. A pesar de ello, no suele utilizarse como fruta fresca tanto como nos tienen acostumbrados otras frutas de su misma familia.

A la hora de su compra, se recomienda elegir aquellos ejemplares compactos y de textura firme, que no presenten golpes ni signos de deterioro. Deben elegirse ejemplares suficientemente maduros, ya que es un tipo de fruta que desarrolla sus propiedades de sabor y aroma al madurar en la planta. Su conservación en casa puede realizarse en frigorífico y lo más extendidas posible. Al tratarse de una fruta que se deteriora con facilidad y pierde rápido sus propiedades, se recomienda consumirla lo antes posible tras su compra.

 

¿SABÍAS QUE...

... La famosa cetona de frambuesa de la que tanto se habla en las dietas de adelgazamiento todavía no ha demostrado que sea eficaz para la pérdida de peso?

... Al tratarse de una fruta que pierde fácilmente su aroma y sabor, la mejor forma de degustar completamente sus características es tras el consumo inmediato tras su recolección una vez  madurada?

 

RECETAS

 

Tarta de frambuesa

Magret de pato con mermelada de frambuesa

Yogur con gelatina de frambuesa