Comparte este alimento: 

La Castaña

shutterstock_86159947

Uno de los frutos secos que más se relacionan con esta época del año es indudablemente la castaña. Pertenece la familia de las Fagáceas y su árbol es el castaño. Se presentan dentro de una cápsula espinosa, en la cual podemos encontrar entre 2 y 7 castañas. Necesita un clima templado, aunque húmedo para desarrollarse, por eso crecen de forma espontánea en países como España, Inglaterra, Marruecos, Argelia, China, Japón, EEUU y Alemania.

Existen referencias literarias que sitúan su cultivo en Grecia en el siglo V A.c., aunque no fue hasta pasados cinco siglos más cuando se extendió por Europa, concretamente Italia y España. En la Edad Media, muchas comunidades del sur de Europa que no tenían acceso al cultivo de cereal y sus harinas, utilizaron las castañas como fuente de carbohidratos para su alimentación.

EL ALIMENTO:

Aunque existen distintas variedades de castañas (europea, china, americana, japonesa), su composición suele ser muy similar. Por el contrario, dicha composición no es tan parecida al resto de frutos secos, que normalmente se caracterizan por un contenido en grasas algo elevado. En este caso, su contenido graso se asemeja más a los cereales (3%), que al de los frutos secos (50%).

Su aporte calórico ronda las 170 Kcal./100g de producto, y es prácticamente debido a su contenido en hidratos de carbono, y a unas menores cantidades de proteínas (2%) y grasas (3%). En su composición también encontramos vitaminas como la E, la C y niacina o B3, la cual interviene en la obtención de energía, y el correcto estado de la piel y el sistema nervioso. Sus minerales más representativos son el potasio, al igual que en otros alimentos de origen vegetal, el magnesio, el fósforo y el calcio. Por último, cabe mencionar la presencia en su composición de algunos polifenoles con acción antioxidante como el ácido elágico y el ácido gálico.

EL INGREDIENTE:

Aunque  su consumo no es muy elevado, estas pueden prepararse de diversas formas, entre las mas conocidas son asadas, crudas o cocidas. Aunque también se pueden elaborar pastas o purés con ellas tras cocerlas y triturarlas, utilizarlas como pastas en postres mezcladas con azúcar o mermeladas, etc.

Cuando se cocinan es recomendable hacer un corte en forma de cruz sobre la cáscara para evitar que estallen y favorecer su pelado. Un método para pelar las castañas con facilidad consiste en introducirlas en agua caliente durante un cuarto de hora tras realizar la incisión, después las introducimos en horno a 180-200 ºC hasta que se comience a desprender la cáscara pero sin tostarse en exceso, posteriormente las retiraremos y pelaremos antes de que se enfríen por completo.

A la hora de su compra debemos fijarnos principalmente en su textura, que sea dura, y presenten un color brillante. Una vez en casa se pueden conservar a temperatura ambiente en un lugar fresco y seco durante algunos meses. Si queremos alargar todavía mas su conservación se pueden congelar tras su pelado.

¿SABÍAS QUE...

... Las variedades chinas tienen un sabor más dulzón debido a su diferente composición en carbohidratos?

... En el norte de España, la fiesta tradicional de la recogida de las castañas que se realiza a finales de octubre o principios de noviembre es el magosto en Galicia y en El Bierzo, amagüestu en Asturias y magosta en Cantabria. En el País Vasco y Navarra dicha fiesta tradicional se denomina gaztañerre eguna (en euskara, "día de la castaña asada") o gaztain jana ("comilona de castañas").?

RECETAS:

Bacalao confitado con frutos secos

Primavera de frutos secos

Membrillo con frutos secos