Comparte este alimento: 

EL RÁBANO

El rábano (Raphanus sativus) es una hortaliza perteneciente a la familia de las Crucíferas, al igual que las coles. Este grupo de vegetales suele caracterizarse por su contenido en compuestos azufrados, que a su vez son los responsables de tanto sus sabores picantes, como de sus olores, e incluso de sus propiedades saludables.

Su origen parece localizarse en la zona de China, aunque fueron los egipcios los que realmente impulsaron su consumo, sobre todo en la clase obrera, que los utilizaban a modo de “medicamento” junto con el ajo y la cebolla. Posteriormente, comenzaron a consumirse en la zona más oriental de Asia, costumbre que mantienen muy arraigada hasta el día de hoy, siendo en la actualidad los mayores consumidores. Su cultivo y consumo por Europa fue introducido gracias a la expansión romana.

Las variedades más conocidas son:

  • Rabanitos: Variedad pequeña con forma esférica o cilídrica. Poseen una carne blanca y una piel fina de color roja, rosa, morado o blanco. Son los únicos que suelen consumirse con piel.
  • Rábano japonés o daikon: Es un rábano blanco gigante con forma alargada y de sabor suave. Se utiliza con asiduidad en la comida japonesa como en el sushi o la sopa de miso.
  • Rábano negro: También conocido como rábano de invierno. De tamaño grande y forma redondeada o cilíndrica. Posee una piel negra, poco digerible, y una carne blanca.

 

EL ALIMENTO

El rábano se conforma en un 95% por agua, lo que deja relativamente “poco espacio” para otros nutrientes. De hecho, el rábano es uno de los alimentos con menor aporte calórico; tan sólo 16 kcal por cada 100 gramos. Estas escasas calorías proceden de unas pequeñas cantidades de hidratos de carbono, y unas mínimas de proteína y grasa.

En relación a su contenido vitamínico y mineral, no destaca especialmente, salvo por su concentración en ácido fólico y vitamina C, de la cuál es una fuente considerable. De hecho, 100 gramos de rábano cubren alrededor del 25% de las necesidades diarias de vitamina C para un adulto medio. Esta vitamina, además de ser conocida por su efecto antioxidante, también es imprescindible para absorber el hierro procedente de la dieta, formar material sanguíneo o formar colágeno, entre otras muchas acciones. Por otro lado, el mineral más representativo es el potasio, común en el mundo vegetal, e imprescindible para mantener el equilibrio hídrico de la célula, además de tener una acción diurética.

Dentro de los compuestos azufrados que contiene, y que se han relacionado con salud, hay que hacer una mención a los glucosionaltos.  Estos compuestos poseen un cierto carácter bociógeno, e inhiben el aprovechamiento orgánico del yodo, necesario para la formación de hormonas tiroideas. Por tanto, estos alimentos no deberían consumirse en exceso por personas con este tipo de problemas de bocio o hipotiroidismo, aunque si serían una buena opción en el hipertiroidismo.

 

EL INGREDIENTE

El rábano suele comerse crudo, aderezado con salsas y aceite, o incluido en ensaladas. Aunque menos común, también puede consumirse cocinado y acompañando a carnes o pescados. Posee un ligero toque picante y su aroma característico, que lo hacen único.

Generalmente, los rabanitos suelen comerse con piel, aunque se elimina en las variedades grandes. De esta forma también reducimos el sabor picante, ya que las moléculas responsables de éste, se encuentran en su mayoría en el exterior.

A la hora de su compra se recomienda elegir aquellos ejemplares firmes al tacto, con una piel lisa y sin golpes o cortes visibles, tanto la piel como las hojas, deben presentar un color atractivo y vivo. Por otro lado, su conservación en casa puede realizarse en frigorífico, introduciéndolos en una bolsa de plástico perforada, y guardándolos en la zona baja de la nevera.

 

¿SABÍAS QUÉ ...

... Aunque los más común es encontrar variedades de unos 70 gramos de peso en el supermercado, existen ejemplares que pueden alcanzar hasta 1 Kg. de peso?

 

RECETAS

Ensalada de rabanitos con tomate

Ensalada de espinacas, rabanitos y zanahoria