Comparte este alimento: 

EL PIMIENTO

El pimiento (Capsicum annuum L.) es una hortaliza de la familia de las Solanáceas, al igual que la berenjena, el tomate o la patata, y que pertenece al género Capsicum, dónde también se encuentran el resto de variedades de pimientos, chiles y guindillas.

 

Su origen es americano, concretamente de la zona de México y Perú, donde se cultivaba hace ya más de 6000 años. Sin embargo, no llegó a Europa hasta el siglo XV, con los primeros viajes de Colón, quién los bautizó como “pimientos” al recordarle su sabor al de la pimienta negra. A partir de aquí, estas hortalizas se extendieron también por el resto de Europa y Asía, donde tuvieron muy buena acogida, siendo China actualmente el mayor productor mundial.

 

A diferencia de otros cultivos, y debido tanto a las condiciones necesarias para su crecimiento, como su versatilidad en la cocina, fueron rápidamente aceptados por el resto del mundo.

 

Los nombres que reciben en el resto de países hispanohablantes son muy diversos, aunque predominan: chili, ají y morrón.

 

Existen multitud de variedades, formas, colores, y sabores, con diferente pungencia, aunque generalmente se pueden dividir en dos grandes grupos; dulces y picantes, atendiendo a su sabor. Dentro de esta nomenclatura existen una gran cantidad de variedades distintas. Entre ellos; algunos de los más conocidos en España:

 

  • Pimiento morrón. Variedad dulce de gran tamaño y carnosa. Su color puede variar de verde a rojo o violáceo, pasando por el amarillo, según va madurando. Posee una carne firme y con sabor suave.
  • Pimiento dulce italiano: Variedad dulce más estrecha que el anterior. Le caracteriza su forma alargada y su color verde brillante, aunque también cambia a rojo cuando madura.
  • Pimiento de Padrón: Procedentes de la localidad gallega de Padrón. De menor tamaño, rugoso y de color verde.
  • Pimiento de piquillo: Procedentes de Navarra. Poseen una forma cónica y de coloración roja brillante. Suelen comercializarse en forma de conserva.

 

 

EL ALIMENTO

 

Como la mayoría de alimentos vegetales, el pimiento posee una elevada cantidad de agua, concretamente, superior al 90% de su totalidad. Por consiguiente, su valor calórico es bastante reducido, apenas 30 kcal por cada 100 gramos de pimiento. Dichas calorías proceden en su mayoría de hidratos de carbono en forma de almidones, y una mínima proporción en forma de proteínas y grasa.

 

No contiene cantidades considerables de vitaminas y minerales, salvo potasio, vitamina A, y vitamina C, de la cuál, es una fuente extraordinaria. De hecho, es uno de los alimentos más ricos en esta vitamina, superando con creces a otros famosos como la naranja, que contiene hasta 3 veces menos. Sin embargo, el tratamiento térmico destruye muy fácilmente la vitamina C, por lo que la forma en la que se consuma será crucial.

 

Cabe mencionar también la presencia de otros compuestos minoritarios que se han relacionado ampliamente con algunas propiedades saludables. En este sentido se destaca la capsaicina, el alcaloide responsable de la sensación de picor, ardor o incluso dolor bucal que producen alguna de estas especies. A mayor contenido en capsaicina, mayor capacidad picante.

 

En cualquier caso, hay que puntualizar que la mayoría de los estudios realizados con capsaicina se realizan a base de concentrados (no únicamente con el alimento) y mediante vía tópica (aplicación sobre la piel o zona a tratar). De esta forma se han encontrado efectos positivos sobre el dolor en artritis reumatoide1, la rinitis no alérgica2 (inflamación de las fosas nasales con congestión, mucosidad y estornudos) y el dolor neuropático crónico3.

 

Del mismo modo, el tratamiento a base de extractos de plantas del género Capsicum frutescens parecen aliviar el dolor lumbar más que el placebo4, aunque con una baja evidencia; no así en el caso de la osteoartritis (artrosis)5.

 

Por otro lado, en relación a su consumo en presencia de ulceras gástricas, y pese a la idea que se tenía en el pasado de ella como irritante estomacal; parece ser que incluso podría tener un efecto protector gracias a la reducción de secreción ácida y la mayor formación de mucosa en el estómago6,7. Aunque habrá que tener cuidado si se presentan problemas en las vías bajas del intestino como fisuras anales previas, ya que podrían empeorar los sintomas8.

 

 

EL INGREDIENTE

 

Los pimientos pueden consumirse tanto crudos como cocinados, siendo extremadamente versátiles en ambos casos. Las formas de cocinado van desde al horno, a la brasa, a la plancha, en guisos, como rellenos, o rellenados, y un largo etcétera. En cualquier caso, las distintas variedades de pimientos se adaptarán mejor o peor a cada una de estas técnicas.

 

A la hora de su compra se recomienda elegir aquellos ejemplares con la piel tersa y brillante, sin golpes o magulladuras superficiales, y con el tallo firme. Los ablandamientos, o excesivas arrugas, son sinónimos de mala conservación o envejecimiento.

 

Por otro lado, se recomienda hacer su conservación en casa en frigorífico, ya que se mantienen bien a temperaturas entre 7-10 ºC. Pueden meterse en una bolsa de plástico perforada, y aguantar así unas dos semanas.

 

¿SABÍAS QUÉ ...

 

... Conforme maduran los pimientos, aumenta su dulzor, y su contenido en vitamina C y vitamina A (betacarotenos)?

 

... El pimentón procede de su carne, una vez ha sido secada y triturada?

 

RECETAS

 

Pimiento de piquillo relleno de carne

 

Crema de pimientos con crutones de perejil

 

Pimientos rellenos con bacon y calamar

 

Empanada de pimientos y sardina

 

Ñoquis con salsa de pimientos