Comparte este alimento: 

5 cosas que deberías saber sobre el MELÓN

Esta fruta caracterizada por su gran tamaño y forma ovalada, similar a la de un balón de rugby, es una de las frutas más populares del verano. Aunque disponemos de melones durante todo el año, tanto procedentes de América del sur y Sudáfrica, como con variedades de invierno (melón Tendral), los meses más calurosos son en los que toma especial relevancia.

 

Su origen no está bien definido, aunque se cree que puede proceder de Asia central o África. Lo que se sabe con más certeza, es que se trata de una fruta conocida desde hace miles de años; tanto que, en tumbas egipcias del 2400 a.C ya se han encontrado representaciones suyas. Siguiendo por la historia, en el siglo III, los romanos le vuelven a hacer referencia en sus manuales sobre cultivos. Y posteriormente, ya en el siglo XV, llegó a ser un alimento muy popular en la corte francesa. En este mismo siglo fue cuando se introdujeron en el continente americano con los primeros viajes de Colón. A día de hoy, el melón se ha convertido en un alimento internacional, consumido y cultivado en países de todo el mundo.

 

 

VARIEDADES

 

Su aspecto ha ido cambiando con el paso del tiempo, haciéndose cada vez más grande e incrementando el número de sus variedades. A día de hoy disponemos de una amplia gama donde elegir, y entre los más famosos se encuentran:

 

Tendral: Con origen en el sudeste de España y característico por su atípica época de producción. Este melón entra en el mercado en noviembre y se alarga su venta hasta enero, de ahí surge su mote de “melón de invierno”. Es bastante pesado, pudiendo alcanzar entre 2 y 3 Kg, con una corteza gruesa y rugosa, de color verde oscuro; característico que lo convierten en una variedad resistente al transporte. Su carne es blanca y con un sabor menos dulce que otras variedades.

 

Piel de sapo: Es uno de los más populares en España, y cuenta con Denominaciones de Origen como la de “melones de Villaconejos”. Posee una carne amarillenta, compacta y crujiente; y un sabor dulce y refrescante debido a su alta cantidad de agua y azúcares.

 

Cantalupo: De forma redondeada y piel amarilla-verdosa. El tamaño es algo inferior a otras variedades, oscilando su peso entre 700-1500 gramos. Su pulpa anaranjada se asemeja a la calabaza y desprende un aroma muy característico. También es conocido por su sabor, y en ocasiones recibe el nombre de melón dulce. En España se cultiva en Almería y Murcia.

 

Charentais: También conocido como Cavaillon o melón francés, debido a que Francia es su mayor productor; de hecho, su nombre procede de la región francesa de Charente. Es una variedad  englobada dentro de los Cantalupos, que destaca por su jugosidad, sabor y aroma. Lo caracteriza una piel lisa y fina de color verde-amarillento en su madurez, que contrasta con una pulpa naranja intenso.

 

Honey Dew: Presenta una corteza amarilla, lisa y suave; acompañado de una pulpa también amarillenta, dulce y crujiente. Su peso oscila entre 2 y 3 kilos. En las épocas más frías en nuestro país se imposibilita su cultivo, y es importado desde Brasil y Costa Rica.

 

Galia: Esta variedad de color verde y que vira a amarillo conforme madura, es procedente de Israel. Su peso se encuentra entre 850 y 1500 gramos, y contiene una pulpa blanca verdosa y poco consistente, con un aroma agradable.

 

 

VALORES NUTRICIONALES

 

Su composición nutricional se caracteriza por una elevada cantidad de agua, lo que a su vez provoca que el contenido calórico sea muy reducido, aportando tan solo 27 kcal/100 gramos de alimento. Las pocas calorías presentes proceden principalmente de los hidratos de carbono, en su mayoría en forma de azúcares simples; y de una despreciable cantidad de proteínas.

 

Las vitaminas más representativas son la provitamina A o beta-caroteno, que encontraremos en mayor medida si la pulpa es de color anaranjado, y la vitamina C, conocida por su poder antioxidante.

 

En relación a su contenido en minerales, destaca el potasio, que junto a su gran aporte de agua, y bajo de sodio, le otorga un efecto diurético;  excepcional para personas con retención de líquidos o hipertensión, pero contraproducente para quien padece de insuficiencia renal, donde se tendrá que controlar por su alto contenido en potasio.

 

 

RECOMENDACIONES DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

 

La principal dificultad que encontramos cuando vamos a comprar un melón, es saber su grado de maduración. Para ello, se han inventado multitud de métodos; algunos más fiables que otros. Uno de los más útiles es apretarlo desde las dos “puntas”, y si cede un poco, será indicativo de madurez. Además un melón maduro tendrá un olor dulce fuerte y húmedo.

 

Lo ideal es dejar que madure en la propia planta, ya que si por el contrario, ha sido recogido antes de su maduración, aunque puede madurar ligeramente en casa, no tendrá las reservas necesarias de almidón para convertirlas en azúcares, y por tanto, no llegará a ser muy dulce. De ahí, la importancia de saber elegir un melón maduro en el supermercado, asegurándonos que su contenido de azúcares es alto, y que posee el ablandamiento y jugosidad necesarios, para que hagan de él un producto delicioso.

 

 

¿SABIAS QUE...

 

... el melón pertenece a la misma familia que los pepinos (Cucurbitáceas), de ahí que su sabor se asemeje a éste cuando no están maduros?

 

... el melón posee más de un 90% de agua?

 

 

RECETAS

 

Sorbete de melón

 

Mousse de melón

 

Ensalada con queso feta, pepino y melón

 

Conos de hojaldre rellenos de melón