Comparte este alimento: 

5 cosas que deberías de saber sobre LA ZANAHORIA

La zanahoria es una hortaliza perteneciente a la familia de las Umbelíferas o Apiáceas, siendo la más consumida dentro de ésta. La parte comestible de la planta es la raíz, una raíz cónica de un característico color anaranjado que se debe a su contenido en carotenoides. Sin embargo, la apariencia externa puede variar en función de la especie, encontrando tamaños diferentes y coloraciones que pueden ir desde blanco, rojo, amarillo, hasta morado.

 

El origen de la zanahoria se localiza en zonas de Irán y Afganistán, donde era cultivada por sus hojas y semillas aromáticas, no por la raíz, que por aquella época era más fina y alargada, y de coloraciones púrpuras y amarillentas. La zanahoria naranja y robusta que se conoce en la actualidad y que tiene mayor popularidad, no comenzó a tomar importancia hasta el siglo XVII en Holanda. Se cree que los agricultores neerlandeses seleccionaron este tipo de zanahorias para homenajear a la casa real de Orange, momento a partir del cuál y tras el éxito cosechado, se expandieron poco a poco hasta tener la repercusión que tienen hoy en día en todo el mundo.

 

VALORES NUTRICIONALES

 

 

Para más información nutricional, puedes consultar el siguiente enlace.

 

RECOMENDACIONES DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

 

A la hora de su compra, debemos elegir aquellas con:

 

  • Textura firme.
  • Tamaño pequeño-medio
  • Color naranja atractivo.

Además, rechazaremos aquellas que:

 

  • Posean raíces laterales.
  • Estén excesivamente arrugadas, blandas o con manchas verdes, que indican que han estado expuestas a la luz del sol.

 

Su conservación en casa debe realizarse en un lugar fresco y seco, y apartadas de otras frutas y verduras maduras que pueden desprender etileno, lo que podría dar lugar a la aparición de sabores amargos. Pueden mantenerse en nevera durante 2-3 semanas y en congelador varios meses, tras un escaldado previo.

 

 

RECOMENDACIONES DE CONSUMO

 

La zanahoria puede utilizarse tanto cruda en ensaladas, como cocinada en preparaciones saladas y dulces, gracias a su ligero sabor dulzón. En crudo suele consumirse en tiras finas en ensaladas o en vinagretas, formas en las que se aprecia su textura crujiente. Mientras que cocinadas, suelen incluirse como acompañante en muchos guisos de carne y pescado para aportar color y sabor al plato, en purés o cremas, o junto a otras verduras en forma de menestra o ensaladilla. Una de las preparaciones dulces más típicas, es la famosa tarta de zanahoria.

 

 

¿SABÍAS QUE...

 

... La mayoría de las vitaminas se acumulan cerca de la piel, por lo que se recomienda lavarlas y rascarlas, en lugar de pelarlas eliminando grandes capas?

 

... La relación popular que tiene con la visión, viene de su contenido en carotenos, concretamente del 11-cis-retinal, que en combinación con la opsina, dan lugar a rodopsina, una proteína imprescindible en la formación de los bastones de la retina del ojo?

 

 

RECETAS

 

Trufas de zanahoria con coco

 

Si ya has probado la tarta de zanahoria y no conoces otros postres donde incluir esta hortaliza, te dejamos esta deliciosa idea. Unas trufas de coco, zanahoria y chocolate.

 

Crema de zanahoria con naranja

 

La zanahoria combina de forma estupenda con multitud de cremas de verduras, siendo casi un ingrediente fundamental de éstas. En esta ocasión os traemos una crema de zanahoria con un ingrediente extra algo especial, un toque de naranja.

 

Hojaldre con compota de zanahoria

 

Si necesitas más ideas de postre, prueba con estos pequeños hojaldres con compota de zanahoria. Una receta versátil para usarla como postre tras las comidas, o como aperitivo.