Comparte este alimento: 

5 cosas que deberías de saber sobre LA LECHUGA

La lechuga se encuentra entre uno de los vegetales más consumidos por la población occidental, ya sea como acompañamiento o guarnición en platos principales, o en su forma más común, en ensaladas como entrante o primer plato. Además, gracias a su cultivo en invernaderos, podemos disfrutar de ella durante todo el año.

 

Pertenece a la familia de las Asteráceas, dentro de la cual también encontramos una gran variedad de hortalizas comestibles como la endibia, la escarola, el cardo o la alcachofa.

 

Aunque su origen no está bien definido, los persas, griegos y romanos ya tenían conciencia de ella, y comenzaron a cultivarla de forma doméstica alrededor del 400 a.C.

 

 

VALORES NUTRICIONALES

Para más información nutricional, puedes consultar la sección “El alimento” dentro del siguiente enlace.

 

 

RECOMENDACIONES DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

 

A la hora de su compra, se recomienda elegir aquellos ejemplares que:

 

  • Posean una coloración brillante, sin quemaduras de color pardo en las puntas de las hojas.
  • La textura debe ser firme en las variedades iceberg o romana; por el contrario, si compramos otro tipo de lechuga, quizá interese que sea algo más blanda.
  • Elige variedades de temporada. Te asegurarás una mayor calidad.

 

 

La conservación en casa se realizará en nevera, desprendiéndola de cualquier tipo de envoltorio que lleve y separándola lo más posible del resto de vegetales, porque aunque su producción de etileno (hormona de maduración) es baja, se ve afectada por la que producen el resto de vegetales. En estas condiciones puede conservarse con facilidad hasta una semana en refrigeración.

 

 

RECOMENDACIONES DE CONSUMO

 

Gracias a su sabor suave y fresco nos permite una gran combinación con otros alimentos. Además, aunque en su mayoría son de color verde, algunas presentan tonalidades rojizas, blanquecinas o marrones, lo que incentiva su inclusión en distintos platos para conseguir una buena presentación.

 

A pesar de que lo más habitual es consumirla cruda en ensaladas o guarniciones, también puede utilizarse de una forma más original, preparando purés, cremas o cocidas como cualquier otra verdura.

 

Antes de consumirla es importante retirar las hojas superficiales en mal estado y lavarla con abundante agua; si la superficie está muy sucia, pueden utilizarse unas gotas de lejía para alimentos, aclarando bien posteriormente. Además, si deseas evitar oxidaciones y coloraciones pardas anómalas, recuerda lavarla y córtala justo antes de su consumo.

 

 

¿SABIAS QUÉ...

 

... Los egipcios la utilizaban como afrodisíaco tomándola en bajas cantidades por su contenido en alcaloides?

 

... Los romanos la tomaban tras una cena copiosa para ayudarles a conciliar mejor el sueño?

 

... Existen multitud de leyendas en referencia al poder somnífero y sedante de la lechuga?

 

 

RECETAS

 

Tacos de lechuga rellenos de marisco

 

Al más puro estilo mexicano, estos tacos son una opción más ligera a los típicos tacos de masa de trigo o maíz. Si buscas un entrante ligero y fácil de hacer, esta es tu opción.

 

Crema de lechuga

 

Una forma diferente de presentar la lechuga. Si estas aburrido de comer lechuga en ensalada, no pases por alto esta receta de crema de verduras con lechuga.

 

Huevos rellenos de lechuga

Puedes encontrar huevos rellenos de multitud de ingredientes, pero ¿has probado huevos rellenos con queso, pepino y lechuga? Una opción más que recomendable para este verano.