Comparte este alimento: 

5 cosas que deberías de saber sobre LA ESPINACA

La espinaca (Spinacia olaracea), es sin duda una de las verduras más famosas; y es que, ¿Quién no recuerda a Popeye comiéndose una lata de espinacas de una sentada para ganar fuerza?.

 

A pesar de que comenzó a hacerse famosa a partir de 1920, su recorrido por la historia es mucho más longevo. Se cree que su origen se localiza en el sudoeste de Asia, donde comenzó a cultivarse en la zona de Persia (Irán); lugar a partir del cual se extendió al resto del mundo. Posteriormente, en el silgo XI fue introducido en España por lo árabes, pero no fue hasta los siglos XV y XVI, cuándo comenzó a cultivarse en el resto de Europa.  

 

La espinaca se conforma por un conjunto de hojas verdes brillantes, que brotan desde un tallo ramificado. Éstas, pueden clasificarse en función de:

 

  • La forma de sus hojas:
    • Variedades lisas.
    • Variedades rizadas.

 

  • La época de siembra:
    • Variedades de verano (Cleanleaf, Rey de Dinamarca)
    • Variedades de invierno (Broad-Leave Princkñy, Monnopa, Greenmarket).

 

  • La intensidad del color de sus hojas.

 

 

VALORES NUTRICIONALES

Para más información nutricional, puedes consultar el siguiente enlace.

 

 

RECOMENDACIONES DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

 

A la hora de su compra, debemos de tener en cuenta que, aunque existen variedades de invierno y verano, en los meses fríos es cuando encontraremos las de mejor calidad.

 

Por otro lado, debemos procurar elegir aquellas que:

 

  • Presenten un color verde brillante, sin coloraciones amarillas anómalas,
  • Evita los ejemplares con roturas o cortes.

 

Una vez en casa, su conservación puede realizarse en frigorífico, forma en la que aguantan hasta 2 semanas. Al tratarse de una verdura que soporta bien la congelación, ésta es otra técnica que podemos utilizar para guardarlas durante más tiempo, siempre que hagamos un escaldado previo. 

 

 

RECOMENDACIONES DE CONSUMO

 

Las espinacas son una verdura muy versátil en la cocina. Pueden consumirse frescas tras un buen lavado previo, aunque para ello se recomienda que estén suficientemente tiernas. A pesar de ello, la forma más común de consumirlas es tras su cocinado, ya sea cocidas, salteadas, o al vapor, siendo ésta última forma en la que mejor conservan sus propiedades.

 

De igual modo, las espinacas pueden utilizarse como complemento en multitud de platos y guisos con carne y pescado, en forma de rellenos para pasta o croquetas, en tortillas, purés, salsas, etc. De hecho, una de las formas más sabrosas de consumirlas, aunque también más calóricas, es horneadas junto con una salsa bechamel.

 

 

¿SABÍAS QUÉ ...

 

... Aunque presenta cantidades moderadas de hierro, no es tanto como nos quería hacer creer Popeye, además tiene una baja biodisponibilidad y no se absorbe tan bien como en otros alimentos?

 

... Las elevadísimas cantidades de hierro que hacían a Popeye tan fuerte, estaban basadas en un error del científico E.Von Wolf, el cuál había colocado mal la coma al anotar la cifra del hierro, y eso hacía que las supuestas cantidades fuesen 10 veces superiores a las reales?

 

 

RECETAS

 

Croquetas de espinacas con jamón

 

Si te han sobrado unas pocas de espinacas y no sabes que hacer con ellas, esta receta es para ti. Prepara unas deliciosas croquetas de espinacas y combínalas con un sabroso toque de jamón.

 

Chipirones con espinacas

 

Al igual que suele utilizarse la cebolla para acompañar a los chipirones, las espinacas son otro vegetal que marida a la perfección en este guiso con chipirones.

 

Lasaña de espinacas, setas y queso de cabra

 

Si estas aburrido de la típica lasaña con carne, no dejes de probar esta lasaña con setas, espinacas y queso. Una estupenda mezcla que no dejará indiferente a nadie.

 

Rollo de carne con jamón y espinacas

 

Un plato principal sabroso y apetecible con el que incorporar las espinacas.

 

Crema de espinacas con bolitas de queso

 

Para los amantes del puré y las cremas, dejamos este plato que combina el suave sabor de las verduras, con la intensidad que aportan las bolitas de queso y almendra.