Comparte este alimento: 

5 cosas que deberías de saber sobre LA CIRUELA

Los meses veraniegos vienen de la mano de una gran cantidad y variedad de frutas y verduras. Y entre ésta amalgama de productos, destacan por su aroma y sabor, las frutas con hueso o drupas, dentro de las cuales, no pasan desapercibidas las ciruelas. Ésta fruta de origen Caucásico, y de la zona de la antigua Persia, se presenta en una amplia gama de tamaños, colores y sabores. Pertenece a la familia de las Rosáceas, al igual que otras muchas frutas europeas, y se obtiene del ciruelo, un árbol que puede alcanzar los 5 metros de altura.

 

Según el color del fruto pueden clasificarse en amarillas, rojas, negras y verdes, parámetro que nos dará una idea del resto de las características. Las variedades amarillas suelen contener mayor cantidad de jugo y acidez, las rojas poseen una carne más jugosa y con un sabor ligeramente más dulce que las amarillas, las variedades verdes se distinguen por su dulzor, mientras que las azuladas o negras se utilizan para cocciones gracias a sus características. Su tamaño y peso puede ser variable, pero el peso medio suele rondar los 65 gramos.

 

 

VALORES NUTRICIONALES

 

El agua se considera su componente mayoritario, con un porcentaje por encima del 80% del total, seguido por un 12% de hidratos de carbono, de los cuales, la inmensa mayoría son azúcares simples. Por otro lado, las proteínas y grasas no llegan a representar en conjunto un porcentaje superior al 1%. Sin embargo, su alto contenido en fibra, polialcoholes derivados de azúcares como el sorbitol, y derivados de hidroxifenilxantina, le aportan un alto efecto laxante, favorable para situaciones de estreñimiento. Además, la fibra soluble que contiene, también disminuye los picos de glucemia tras la ingestión de carbohidratos, y favorece la eliminación de colesterol al reducir su reabsorción intestinal.

 

Su contenido en vitaminas no es especialmente destacable, aunque encontramos pequeñas cantidades de algunas vitaminas de carácter antioxidante como la vitamina A, E y C. En relación a los minerales, y al igual que con otros vegetales, el potasio es el mayoritario; mineral necesario para la correcta trasmisión del impulso nervioso y el mantenimiento del equilibrio hídrico dentro de la célula. En la piel de la ciruela se encuentran otros compuestos activos como los antocianos, que además de otorgarle el color característico a la fruta, poseen acción antioxidante.

 

 

RECOMENDACIONES DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

 

A la hora de su compra, elegiremos aquellos ejemplares sin daños superficiales ni magulladuras, con una piel tersa y lisa, ya que las arrugas denotarían desecación y pérdida de agua y jugosidad.

 

Su periodo de maduración óptimo no supera los 3 días, por lo que deben consumirse con rapidez. A la hora de conservarlas en casa, pueden mantenerse fuera del frigorífico hasta que alcanzan su punto de maduración, y posteriormente en refrigeración.

 

 

RECOMENDACIONES DE CONSUMO

 

El consumo más habitual de la ciruela se realiza en fresco, y comúnmente con piel, motivo por el cual, hay que lavarla correctamente antes de consumirla. La piel posee además muchos de los compuestos beneficiosos que contiene, y que serían reducidos o eliminados en caso de pelarla. 

 

Las variedades más ácidas y amargas suelen utilizarse para elaborar confituras o mermeladas. Aunque también pueden utilizarse para la preparación de salsas de condimento en carnes y pescados.

 

A parte de su utilización en postres y rellenos, las ciruelas también pueden desecarse y ser consumidas en forma de pasa, tanto en natural, cocidas o como acompañamiento de platos principales.

 

 

¿SABÍAS QUE...

 

... La capa blanquecina, superficial y opaca que las recubre, y que también podemos observar en otras frutas como la uva, es una cera que las protege y se denomina pruina?

 

... La variedad Claudia, de color verdoso y pulposa, fue llamada así en honor a la reina Claudia de Francia?

 

 

RECETAS

 

Solomillo con salsa de ciruelas

 

Ciruelas al yogur

 

Tarta de ciruelas

 

Ternera en salsa de ciruelas