Comparte este alimento: 

5 cosas que deberías de saber sobre LA CEBOLLA

La cebolla (Allium cepa) es una hortaliza perteneciente a la familia de las Liliáceas, donde también se incluyen otras especies de cebollinos, cebolletas y puerros. La parte habitualmente comestible de la cebolla es un engrosamiento subterráneo del tallo, y que comúnmente se denomina “bulbo”, y que será diferente en color y forma según la especie.

 

Se cree que su origen se localiza en Asia Central, aunque algunos autores lo sitúan en otras partes de Asia e incluso en norte de África. En cualquier caso, se sabe que los egipcios fueron la primera civilización en cultivarla, siendo los griegos y romanos siguiendo su ejemplo, los que la introdujeron en Europa. En la antigüedad, además de su uso actual como alimento, era un ingrediente recurrente en medicina y como vigorizante para los soldados.

 

En la actualidad, su cultivo se extiende por muchas zonas de clima templado, siendo las variedades siguientes las más populares:

 

  - Spring: Cebolla temprana, cuya recolección comienza a principios de abril, hasta mayo.

  - Babosa: Cebolla de consistencia tierna, cuya recolección comienza en mayo hasta junio. Su forma es de cono invertido, aplanado en la parte superior.

  - Liria: Cebolla de mitad de temporada (junio-julio). Es una variedad más esférica, con un color dorado y un sabor más dulce.

  - Grano de oro: Es un cebolla tardía (septiembre-octubre), de color amarillo pálido y un tamaño medio-grande.

 

 

VALORES NUTRICIONALES

 

Para más información nutricional, puedes consultar la sección “El alimento” dentro del siguiente enlace.

 

Y si todavía no sabes porqué lloramos al cortar la cebolla y quieres despejar tus dudas, puedes consultarlo aquí.

 

 

RECOMENDACIONES DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

 

A la hora de su compra, deben elegirse aquellos ejemplares que:

 

  • Posean textura firme y dura. Rechaza aquellas que presenten ablandamientos o excesiva humedad.
  • Presenten un cuello corto y firme.
  • Descarta aquellas que tengan manchas o podredumbres.

 

Su conservación en casa puede realizarse en frigorífico o en un lugar fresco y seco. Además, al tratarse de una hortaliza con baja sensibilidad al etileno, un gas que actúa como hormona para la maduración de los vegetales y que ellos mismo liberan, puede almacenarse sin problema con otros alimentos vegetales maduros. Una vez cortada, se recomienda conservarla en frigorífico y envuelta en un film de plástico.

 

RECOMENDACIONES DE CONSUMO

 

La cebolla puede clasificarse según el uso que se le vaya a dar en la cocina.

 

  • Variedades de sabor fuerte: serán utilizadas para cocinar, suavizando de este modo su sabor; ya sea hervidas, pochadas, salteadas, en guisos, etc. Es una hortaliza que se incorpora bien en una gran cantidad de platos calientes y mediante muchas preparaciones.

 

  • Variedades dulces: suelen utilizarse comúnmente en ensaladas o preparaciones frías sin cocinado.

 

  • Variedades pequeñas y de sabor intenso: Destinadas a la elaboración de encurtidos.

 

 

¿SABÍAS QUE...

 

... Las cebollas rojas contienen una mayor cantidad de quercetina que las blancas?

 

... Debido a su contenido en inulina, xilitol y compuestos azufrados puede provocar flatulencias en algunas personas, y esto será más patente cuando están crudas o fritas, que si se cocinan o hierven?

 

 

RECETAS

 

Croquetas de morcilla con cebolla caramelizada

 

Las croquetas son uno de esos platos en los que se puede añadir casi cualquier alimento. Te dejamos esta receta de croquetas de morcilla que, aunque bastante calórica, puede ser una opción muy apetitosa para un pequeño entrante.

 

Salchichas frescas encebolladas

 

Al igual que el pescado al horno, algunos tipos de carne combinan muy bien con un guiso de cebolla, que además aportará más jugosidad a la carne. Este es el caso de las salchichas o hamburguesas.

 

Sopa de cebolla

 

Un clásica dentro de las sopas; la sopa de cebolla.

 

Chipirones encebollados

 

Otra receta popular en la que se combina a la perfección la cebolla con calamares, en este caso. La gran cantidad de agua que libera la cebolla al cocinarse, hace que los platos queden muy jugosos.