Comparte este alimento: 

5 cosas que deberías de saber sobre el ALBARICOQUE

En la estación estival tenemos la oportunidad de degustar gran cantidad de productos vegetales, con distintos sabores, tamaños, colores y olores. Entre ésta amalgama de frutas y verduras, hoy destacamos una perteneciente al grupo de las drupas, el albaricoque. Una fruta con una carne aromática y jugosa que se obtiene del albaricoquero, y que al igual que el resto de su mismo grupo, presenta un hueso central del tamaño de una almendra.

 

Su origen se localiza en Asia central, y se cree que los griegos lo introdujeron en Europa, aunque fueron los romanos los que lo extendieron con el nombre de praecox, en referencia a su temprano florecimiento en primavera. Su nombre científico Prunus armeniaca, deriva de la gran tradición de su cultivo en Armenia desde tiempos remotos. Sin embargo, su nombre actual francés (abricot), alemán (aprikose) e ingles (apricot) derivan del español (albaricoque) y son adaptaciones del árabe al-burquk, que a su vez descendía del Griego Antiguo. En España, las denominaciones también varían según la zona geográfica, conociéndose como alberge en Aragón, damasco en Andalucía y Canarias, piesco en Asturias, o pavía en Galicia. Actualmente, los mayores productores son Turquía, Irán, Uzbekistán e Italia.

 

 

VALORES NUTRICIONALES

 

 

Para más información nutricional, puedes consultar la sección “El alimento” dentro del siguiente enlace.

 

 

RECOMENDACIONES DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

 

A la hora de su compra debemos tener especial cuidado, ya que es una fruta muy delicada, los golpes, cortes y magulladuras externas pueden provocar una rápida degradación y podredumbre, por lo que elegiremos aquellos ejemplares sanos externamente.

 

Su grado de maduración óptimo es fácilmente reconocible por:

 

  • El aroma, que debe ser intenso y dulzón
  • La textura, la cual debe ser ligeramente blanda a la presión ejercida por los dedos.
  • Evitaremos aquellos frutos arrugados, sinónimo de deshidratación y envejecimiento.
  • No elegiremos aquellos que estén demasiado verdes, ya que aun siendo un fruto climatérico (madura tras la recolección), su sensibilidad al etileno (hormona de maduración) es relativamente baja, hecho que dificulta que alcance el sabor y aroma esperado, si se recolectan muy inmaduros.
  • Las tonalidades rosáceas son un indicativo de dulzor.

 

Una vez en casa, su conservación puede realizarse en frigorífico cuando estén maduros, y guardarlos en bolsas de plástico perforadas, ya que a temperaturas superiores a 20ºC se ablandan con rapidez.

 

 

RECOMENDACIONES DE CONSUMO

 

La mejor época para consumirlos se localiza entre mayo y septiembre, meses en los que se irán sucediendo las distintas variedades que podemos encontrar (Bulida, Canino, Nancy, Paviot, Moniquí, Currot, Galta Roja, Ginesta o Mitger).

 

Pueden consumirse en fresco, como parte de cualquier toma o postre, o en preparaciones dulces como mermeladas, tartas o compotas.

 

 

¿SABÍAS QUE...

 

… España es el segundo productor de Europa, y se encuentra entre los 10 mayores productores del mundo?

 

… El amaretto es un licor amargo italiano que se elabora con huesos de albaricoque, almendras, alcohol puro, azúcar caramelizado y esencias de plantas?

 

 

RECETAS

 

Muchas de las recetas en las que se incluye el melocotón como ingrediente, puede sustituirse por el albaricoque.

 

Mousse helado de naranja y melocotón

 

Un postre dulce y fresco que liga muy bien con el aumento de las temperaturas de ésta época. Al dulce sabor del albaricoque o melocotón, se le añade un refrescante toque a naranja.

 

Pechuga de pollo rellena de melocotón

 

Aunque este tipo de frutas es habitual encontrarlas como postre, no son las únicas recetas en las que pueden incluirse. Aquí tenemos un ejemplo como relleno, que además aporta jugosidad a la carne de pollo.

 

Galletas de melocotón

 

Una forma estupenda de utilizar aquellos melocotones o albaricoques que van quedando en la nevera antes de que se ablanden en exceso.