Sal del Himalaya

Comparte esta pregunta: 
Charo

Hola Javier. Yo tomo muy poca sal en las comidas, pero he leído que la sal del Himalaya tiene muchas propiedades. Sería recomendable utilizar como sustituta de la sal común ?

Hola Charo,

 

Existen multitud de productos a los que en la actualidad se les atribuyen una gran cantidad de beneficios; generalmente de origen exótico y con precios habitualmente por encima a sus análogos “occidentales”.

 

En la mayoría de los casos, las diferencias nutricionales entre estos productos y sus análogos no son excesivamente significativas, además de producirse una descontextualización bastante notable de los efectos que estos provocan en nuestro organismo; e incluso en otra gran proporción de los casos, la base científica sobre la que se sustentan es nula o escasa.

 

Concretamente, la sal de Himalaya es una sal procedente de las minas de sal de Khewra (Pakistán), un pueblo situado a unos 300 metros por encima del nivel del mar. La sal procedente de esta mina puede ser roja, rosa, blanquecina o transparente, aunque sin duda alguna, la más popular entre ellas y que más se vende en todo el mundo, es la conocida como Sal rosa del Himalaya. Este atractivo y curioso color procede a su vez de las pequeñas concentraciones de azufre y hierro que contiene la sal. 

 

En relación a su composición nutricional, y al igual que ocurre con cualquier otra sal, no contiene ningún compuesto orgánico capaz de aportarnos energía, por lo que las calorías que contiene son 0. Sin embargo, si posee diversos compuestos inorgánicos, como minerales.

 

Cuando hablamos de sal común o de mesa, nos referimos a un compuesto refinado de cloruro sódico y que conforma alrededor del 99% de la sal. Es decir, se compone principalmente por dos minerales, sodio y cloro.

 

Por otro lado, la sal del Himalaya, además de contener cloruro sódico, también contiene en cantidades traza otros minerales. Sin embargo, hay que considerar que la cantidad de cloro y sodio sigue representando entre el 97-98% de la sal, por lo que la cantidad del resto de minerales es prácticamente despreciable 1.

 

Para ponerlo dentro del contexto alimentario vamos a tomar como ejemplo uno de los minerales que contiene en mayor proporción, como es el calcio. Tomando como referencia la cantidad de sal máxima recomendada por la OMS de 5g/día, y asumiendo que toda la sal diaria sea aportada por la sal de adicción o de mesa (sin considerar la de los alimentos), cosa que dista mucho de la realidad; esos 5 gramos de sal del Himalaya aportarían únicamente un 2,5% de las necesidades de calcio diarias. Lo mismo ocurre con otros minerales como el hierro y el magnesio, de los cuales aportaría 1,39% y 0,21% respectivamente.

 

Por tanto, si te decides por utilizar este tipo de sal, que sea por sus propiedades organolépticas, sabor y color principalmente; pero no por sus efectos sobre la salud, ya que la diferencia con otras sales es prácticamente nula.

 

Un saludo.

 

Javier Tenas, Dietista-Nutricionista.

Pregunta al nutricionista

Este campo no se mostrará de forma pública.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Todos los campos con * son obligatorios.

Solapas verticales