Intolerancia al gluten y sensibilidad al gluten

Comparte esta pregunta: 

Por favor, nos puedes explicar cual es la diferencia entre la Intolerancia al Gluten (Celiacos) y la Sensibilidad al Gluten NO Celíaca. Y ¿que diferencia hay en los síntomas de una y otra?. Eduardo (Málaga).

Hola Eduardo,

 

Para comenzar, vamos a explicar primero a que se denomina gluten; es una glicoproteína que se encuentra en cereales tales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena entre otros, y a su vez esta compuesto por gliadina y glutenina. Su elasticidad y propiedades espesantes son muy apreciadas en la elaboración de productos como el pan, en el que ayuda a conferirle una consistencia elástica y esponjosa.

 

Aunque ésta proteína es nutritiva y nos aporta aminoácidos esenciales, nuestro cuerpo no posee enzimas para digerirlo completamente y en ocasiones puede resultar indigesta, manifestándose con pequeñas molestias casi inapreciables tras la digestión. Del mismo modo, esos pequeños pedazos de gluten que pasan sin ser digeridos por completo, en otras personas pueden causar problemas mas graves. Entre dichas patologías destacan la enfermedad celiaca (carácter autoinmune), la alergia al gluten por respiración, ingestión o contacto, y la sensibilidad al gluten. Mientras que la alergia al gluten, provoca una respuesta inmediata mediada por IgE, las otras tienen una aparición más lenta.

 

La Intolerancia al gluten o Celiaquía es un proceso autoinmune que cursa con diversas alteraciones del intestino delgado, como inflamación y atrofia de las vellosidades intestinales, las cuales son fundamentales para su diagnóstico. Existe una predisposición genética que favorece que dentro de una familia puedan existir varios individuos que la padezcan, además su prevalencia en la población se estima entre 1 de cada 100 personas, lo que la convierte en la enfermedad crónica intestinal mas frecuente en nuestro país. Los síntomas mas característicos son aquellos que derivan del aparato digestivo, tales como diarrea, estreñimiento, hinchazón abdominal, vómitos y nauseas, aunque la mala absorción de nutrientes asociada al mal estado de las vellosidades intestinales puede ocasionar problemas como anemia, debilidad o raquitismo, y otros síntomas diversos generalizados, a ejemplo, dolor de cabeza, fracturas espontáneas o alteración del esmalte dental.

 

En relación a la sensibilidad al gluten, se considera una enfermedad de nuevo diagnóstico, que fue mencionada por primera vez en el año 1978 por Ellis and Linaker, y ha tenido un gran impacto en la última década, sobre todo en Internet. A diferencia de otras patologías relacionadas con el gluten, la sensibilidad a esta proteína carece de una definición exacta y una caracterización completa, de hecho, los límites que separan la sensibilidad al gluten y en enfermedad celíaca están todavía en debate. Por consiguiente, todavía se esta estudiando acerca de ella, aunque por el momento, muchas de las observaciones realizadas han excluido un carácter alérgico o autoinmune. Además, algunos estudios han comprobado que en la enfermedad celiaca, tanto la inmunidad innata como la adquirida están aumentadas, sin embargo, en la sensibilidad al gluten únicamente la inmunidad innata se ve activada por el gluten.

 

Se trata de una enfermedad con síntomas muy parecidos a los de la enfermedad celiaca, por lo que guarda una estrecha relación con ésta, y su diagnóstico se hace imprescindible. Por el momento, su diagnostico se realiza por exclusión, cuando no hay reacción autoinmune inducida por el gluten, pero sí un proceso inflamatorio reversible, que desaparece cuando el gluten es eliminado de la dieta.

Según el XVI Simposio Internacional de la Enfermedad Celíaca de 2011, se estima que el 6% de la población esta afectada por algún grado de sensibilidad al gluten, porcentaje relativamente alto, que realza la urgencia de investigar sobre ella.

 

En referencia a los síntomas, la similitud entre ambas patologías es grande, aunque algunos estudios parecen observar que en la sensibilidad al gluten se hacen patentes más frecuentemente los síntomas extra-digestivos, e incluso en algunos pacientes no se ha encontrado modificación o daño de las vellosidades intestinales.

 

Siento no poder aclararte más, pero la información de la que disponemos por el momento sobre esta patología es escasa. Actualmente, las conclusiones que se pueden sacar en claro son pocas, meramente que se trata del mismo agente patógeno (gluten) y provoca síntomas similares, aunque por el contrario, la patogenia o modo de acción todavía esta muy discutido. La solución para ambas, es la exclusión del gluten de la dieta, aunque en el caso de la sensibilidad existen grados de tolerancia.

 

 

Un saludo.

 

Javier Tenas – Nutricionista y Dietista.

Pregunta al nutricionista

Este campo no se mostrará de forma pública.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Todos los campos con * son obligatorios.

Solapas verticales