Pulpo más tierno

Para conseguir que el pulpo tenga una consistencia más blanda, se puede golpear con un mazo y congelarlo posteriormente. Una vez descongelado su textura será mucho más apetecible.