Lidiar con el hambre de media mañana

Si te entra el gusanillo entre el desayuno y la comida; un puñado de frutos secos o una pieza de fruta fresca, son una excelente opción. No sólo porque son saludables, sino porque también son muy saciantes.