Comparte esta entrada del blog: 

Tradiciones de Halloween. ¿Truco o Trato?

La festividad de Halloween se ha convertido de una forma progresiva en una tradición internacional muy extendida. Cada vez es más común ver en este día disfraces, decoración y películas de terror, calabazas talladas o niños pidiendo dulces por las casas, incluso ya fuera de nuestros televisores. Sin embargo, es menos corriente saber de donde proceden o cómo surgieron los pequeños gestos que se realizan este día. Hoy hablaremos de la pedida de dulces, ¿Truco o Trato?.

 

La noche que hoy conocemos como Halloween, tiene una tradición más antigua de lo que podemos imaginar, ya que su origen data de hace más de 3000 años, y fue iniciada por los Celtas. Este pueblo procedente de las zonas de Inglaterra, Escocia, Irlanda y Francia celebraban su fin de año (coincidente con el fin del verano) con una fiesta, para dar paso a un periodo de noches más largas, frío y sin cosecha.

 

La noche del 31 de Octubre era conocida como Samhain, y se creía que los espíritus podían volver al mundo de los vivos. Por este motivo, se realizaban distintos rituales para ahuyentar a los malos espíritus y dirigir a los de sus difuntos de nuevo a su mundo. Entre ellos, se prendían hogueras y se ahuecaban nabos para introducir cenizas dentro a modo de linterna guía; tradición que en un futuro, y tras llegar los inmigrantes europeos a América, derivaría en la talla de calabazas relacionadas con la historia de Jack O´Lantern. Con el paso del tiempo, el Cristianismo bautizó ésta fiesta pagana como el “Día de Todos los Santos (y los difuntos)”, coincidente con el 1 de Noviembre o 1º de Samonis Celta.

 

A pesar de todo, la noche del 31 de Octubre no llegó a conocerse como “Halloween” hasta el siglo XIX, cuando los americanos adoptaron esta costumbre procedente de los inmigrantes irlandeses. Por aquel entonces, tan sólo se realizaban travesuras, bromas y sustos; pero esta "noche traviesa" comenzó a derivar inlcuso en actos vandálicos y criminales con el paso de los años, llegando a su peor punto en el 1920.

 

Con el objetivo de reducir los incidentes que se producían esa noche en América, la "noche traviesa" se combinó con otros actos de caracter familiar, como los concursos de disfraces, talla de calabazas, o la pedida de dulces. Con este cambio de aires, y a partir de 1950, ésta costumbre se fue trasformando en la fiesta infantil y familiar que hoy conocemos.

 

Por otro lado, la práctica de pedir dulces en España, es una adaptación de la popular costumbre americana “trick-or-treat” o traducido “treta/travesura o dulce/regalo”, que terminó denominándose como “Truco o Trato” con el fin del mantener el juego fonético americano. En él, los niños recorren las casas pidiendo dulces o regalos con la amenaza de hacer una jugarreta, susto o broma a quien se niegue a entregarlos. Sin embargo, se cree que esta tradición es mucho más antigua y que procede de la Edad Media en Europa, cuando los mendigos pasaban por las casas ofreciendo rezar a los difuntos de la familia a cambio de “soul cakes” o “pan de almas” que era una especie de pan con pasas. A mayor número de pan de almas, mayores serían las oraciones, y eso ayudaría a pasar el alma del difunto al otro mundo.

  

Dietista-Nutricionista

Javier TENAS GONZALVO

 

Traslada tus dudas y consulta al nutricionista

Suscríbete a nuestro blog