Comparte esta entrada del blog: 

LAS TORRIJAS DE SEMANA SANTA

Son muchas las tradiciones culinarias que acompañan o se asocian a ciertos actos religiosos; desde el pan y el vino en la comunión, hasta la abstinencia de carne en Cuaresma.

Dentro de este mismo periodo de Cuaresma, y ya en su recta final correspondiente con la Semana Santa, podemos destacar una de las costumbres alimentarias más dulces; las torrijas.

Para preparar este postre tradicional se utiliza principalmente pan, leche o vino, huevo, y algún edulcorante, como azúcar, miel, etc. El resultado es una jugosa tostada que puede tomarse en caliente o frío, y que se utiliza como postre tras las comidas, o como aperitivo o tapa dulce.

Su Historia...

La primera referencia a una receta similar, aunque todavía sin el nombre de torrija, data del siglo V, y se obtuvo de un manuscrito procedente de la obra (De re coquinaria) del escritor y gastrónomo romano Marco G. Apicio (siglo I). En ella se le denomina como aliter dulcia (otro plato dulce).

Fue también popular durante la Edad Media en distintas partes de Europa, dónde se le otorgó distintos nombres, pero todavía sin referencia a la palabra “torrija”. En la zona de Reino Unido e Italia, se acostumbró a acompañar las carnes de caza, pavo, y otras aves grandes, con estas tostadas.

No fue hasta el siglo XV, cuando en España, Juan de la Encina cita por primera vez las “torrejas”, indicadas para la recuperación de las mujeres tras el parto. Este plato fue cobrando especial importancia, y llegó a convertirse en una de las tapas más recurrentes en las tabernas del siglo XX, siempre acompañada con un vaso de vino.

Su asociación con la Semana Santa, aunque a día de hoy se vea como algo normal, no está muy claro. Se cree que podría ser una forma de saciarse más en los periodos que no se podía comer carne.

 

RECETAS

Torrijas tradicionales

  1. Se cortan unas rebanadas de pan (2-3 días), y se dejan sobre una fuente.
  2. Se calienta un cazo con leche, azúcar y canela, sin que llegue a hervir. También pueden hacerse sustituyendo la leche por vino dulce.
  3. Se vierte la leche sobre la fuente de rebanadas, y se untan hasta que queden bien empapadas. Se pueden dejar sobre 30 minutos en remojo.
  4. Se retiran las torrijas y se enharinan. Posteriormente se bate un huevo, y se rebozan en él las rebanadas.
  5. A continuación se fríen en aceite caliente hasta que queden doradas.
  6. Por último, se retiran y se añade azúcar y canela por encima.
  7. Puedes consumirlas calientes o frías.

 

Torrijas veganas

Para hacer torrijas veganas se siguen los mismos pasos que con las torrijas tradicionales pero se sustituye la leche de vaca por leche de soja, y los huevos por harina de garbanzo u otras leguminosas.

Dietista-Nutricionista

Javier TENAS GONZALVO

 

Traslada tus dudas y consulta al nutricionista

Suscríbete a nuestro blog