Comparte esta entrada del blog: 

Diabetes: Mitos Alimentarios

El pasado 14 de Noviembre se celebró el Día Mundial de la Diabetes. Haciendo honor a los pacientes de una enfermedad, que en los últimos años, se ha convertido en uno de los mayores problemas de salud pública a nivel mundial.

En la actualidad, cerca de 350 millones de personas en el mundo padecen Diabetes, ocasionando 3,4 millones de muertes anuales. Además, según los datos de la OMS, las perspectivas futuras no son muy esperanzadoras; pudiendo llegar a convertirse en la 7ª causa de mortalidad en el año 2030.

Sin embargo, está en nuestra mano ponerle freno. La Diabetes se trata de una enfermedad muy ligada a nuestros hábitos de vida, siendo el ejercicio y la alimentación, dos pilares básicos para su prevención y tratamiento.

A pesar de ello, a día de hoy, existe un gran desconocimiento y mitos alimentarios, que confunden y dificultan las correctas elecciones de los pacientes. Para poner solución, hoy os traemos una serie de falsos mitos alimentarios, recogidos en un documento elaborado por el Consejo General y la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas.

 

Mito 1: Como el alcohol no tiene azúcar, la ingesta de bebidas alcohólicas no altera la glucemia.

El alcohol puede inhibir la producción hepática de glucosa, que en conjunto con la toma de medicamentos antidiabéticos, puede desembocar en una hipoglucemia. Su combinación con bebidas azucaradas, no hace más que dificultar todavía más el control de la glucemia.

 

Mito 2: No puedo cenar hidratos de carbono porque me sube mucho la glucemia.

El consumo de hidratos de carbono en la cena debe ir acorde al medicamento y dosis prescrita, ajustándose de forma individual para cada paciente.

 

Mito 3: La sacarina produce cáncer.

La sacarina se considera un edulcorante seguro. La relación con el cáncer de vejiga se originó en la década de los 80, a partir de unos estudios en ratas. En las décadas posteriores, y mediante estudios epidemiológicos y con células humanas, este hecho se ha desmentido.

 

Mito 4: La miel es mejor que el azúcar (en relación a la diabetes).

La miel contiene un 82% de azúcares simples, por lo que su impacto sobre la glucemia es similar al azúcar de mesa.

 

Mito 5: Existe cura para la diabetes.

La diabetes tipo 1 se clasifica como una enfermedad autoinmune. A pesar de que en la actualidad se están investigando distintas vías de cura (vacunas, transplante de islotes, regeneración de células b), su aplicación y validez clínica todavía está muy lejos.

 

Mito 6: Si es “apto para diabéticos”, es bueno y lo puedo tomar con toda tranquilidad en las cantidades que me plazca.

Los alimentos “aptos para diabéticos” pueden dividirse en alimentos con edulcorantes, o alimentos con contenido reducido en azúcar. En ambos casos, un consumo excesivo puede provocar problemas. En los alimentos con edulcorantes por problemas gastrointestinales, y en los de bajo aporte de azúcares, por su influencia sobre la glucemia.

 

Mito 7: Si me tomo la pastilla para la diabetes, no hace falta que cuide mi alimentación.

A pesar que la metformina actúa de forma eficaz sobre los niveles de glucosa en sangre, sí no se controla la alimentación, éstos pueden acabar subiendo. Además, la toma de medicación no debe ser una excusa para evadir unos hábitos de vida saludables.

 

Mito 8: Los diabéticos no pueden comer plátano, patata, pasta, arroz, melón o uvas.

Los diabéticos pueden y deben comer este tipo de alimentos, y todos aquellos que posean hidratos de carbono complejos. En cualquier caso, siempre se debe respetar la relación entre la cantidad de carbohidratos consumidos y los niveles de insulina disponibles.

 

Mito 9: Las personas diabéticas pueden consumir sin preocupación ni moderación productos light, ligeros, “dietéticos”, sin azúcar.

La denominación “light”, únicamente índica la reducción del 30% de un macronutriente, que puede ser azúcar o no. Y en cualquier caso, un alimento con altas cantidades de azúcar, una reducción del 30% de éste, no representa un cambio sustancial en lo referente al control de la glucemia.

Los productos “sin azúcar” pueden estar exentos de azúcares simples, pero contener complejos, que en grandes dosis también afectarían a la glucemia.

 

Mito 10: Las pautas dietéticas de un diabético para llevar una alimentación saludable son muy diferentes de las de una persona no diabética.

Las pautas de alimentación saludable son muy similares en ambos casos, contando con la diferencia del control de la ingesta de carbohidratos y las fuentes de éstos, ajustando correctamente los niveles de glucemia; además de llevar un control adecuado del peso. Sin embargo, los alimentos “saludables” no varían.

 

Mito 11: La insulina puede provocar ceguera y amputaciones.

El tratamiento con insulina tiene como objetivo mantener una glucemia normalizada. El mal control de la glucemia es lo que en realidad puede provocar estos problemas. Por lo que la insulina ayudaría a evitar dichas situaciones.

 

Mito 12: La diabetes gestacional solo se da durante el embarazo, luego desaparece y no hay mas riesgo de padecerla.

Se considera diabetes gestacional aquella diagnosticada en el segundo y tercer trimestre de embarazo, aunque también puede ser una diabetes tipo 2 no diagnosticada con anterioridad. Se recomienda hacer chequeos posparto para evaluar la persistencia de prediabetes o diabetes tipo 2.

 

Mito 13: Soy diabético; tengo que controlar el azúcar pero no la cantidad de sal que consumo.

La diabetes es una condición que aumenta el riesgo cardiovascular, por lo que deben controlarse el resto de factores de riesgo asociados a los hábitos de vida, como es el caso de la sal.

 

Mito 14: Una vez diagnosticada la diabetes, siempre requiere tratamiento con insulina.

El tratamiento genérico de la diabetes tipo 1 es la insulina, mientras que la diabetes tipo 2 suele tratarse con metformina. Solo en pacientes con diabetes tipo 2 muy sintomáticos o mal controlados necesitan de tratamiento insulínico.

Dietista-Nutricionista

Javier TENAS GONZALVO

 

Traslada tus dudas y consulta al nutricionista

Suscríbete a nuestro blog