Comparte esta entrada del blog: 

Comer de Táper de forma segura

La llegada de las buenas temperaturas es la excusa perfecta para salir a la calle y disfrutar del buen tiempo y la naturaleza. Las excursiones con amigos, en pareja, o en familia se convierten en un plan perfecto de fin de semana, y por ello, no debemos de permitir que una toxiinfección alimentaria nos lo arruine. En el post de hoy vamos a dar unas sencillas pautas para transportar comida en táper de forma segura.

Nosotros no somos los únicos que nos vemos atraídos por el calorcito, las bacterias crecen y se desarrollan más fácilmente a temperaturas elevadas, y aprovecharán esta situación sin dudarlo. Las mismas bacterias que se encontraban en estado de latencia en el frigorífico, pueden comenzar a desarrollarse hasta un número que nos provoque problemas en cuestión de horas, si las condiciones de conservación no son buenas.

 

EL DÍA DE ANTES...

La preparación comienza con el correcto cocinado de los alimentos, en el caso de que vayamos a llevar alguno cocinado. Para ello, recuerda que el tratamiento térmico debe de ser intenso (>65ºC), y evita dejar partes crudas en el producto. Posteriormente necesitamos refrigerarlo, por lo que si deseas llevar alimentos cocinados, es mejor prepararlos la noche anterior. Recuerda que si introducimos el alimento templado en una nevera isotérmica, aunque contenga hielo, éste apenas se va a enfriar; es imprescindible bajar su temperatura en el frigorífico antes de llevárnoslo.

 

ALIMENTOS DE ALTO Y BAJO RIESGO

Existen alimentos, que debido a su composición y estado, tienen un mayor riesgo que el resto. Entre ellos destaca el huevo, las natas, el pescado y marisco, la carne picada y derivados cárnicos como hamburguesas, salchichas, etc. Si no los vas a consumir prácticamente de inmediato, y/o no tienes forma de recalentarlos, es mejor prescindir de ellos para el picnic.

Por el contrario, existen alimentos que, ya sea por su procesado o naturaleza, poseen un riesgo menor. En este grupo tenemos a todos aquellos que pueden conservarse a temperatura ambiente, como panes, latas en conserva, bricks de cremas o lácteos esterilizados, frutas, frutos secos, etc. Una vez abiertos, si no se consumen de inmediato, deben conservarse también en frío. En este caso, lo ideal es llevar las cantidades ajustadas porque no vamos a poder guardar correctamente el alimento sobrante.

Por otro lado, siempre que transportes alimentos crudos y cocinados, es mejor separarlos en envases cerrados para limitar la contaminación cruzada.

 

LAS ENSALADAS

En el caso de que lleves alguna ensalada, si dispones allí de agua potable y corriente, es preferible cortar allí los vegetales y adicionar el aliño posteriormente. Ten en cuenta que los vegetales (lechuga, tomate, pepino, etc), deben de lavarse con abundante agua antes de prepararlos. Por el contrario, si no dispones de agua, procura llevarlo precortado. Aunque tanto si es así (cortado en casa), como si viene embolsada y precortada, es imprescindible que se mantengan en frío hasta su consumo.

El resto de ingredientes, como pescados en lata (atún, sardinas), aceitunas, productos cárnicos, etc., es recomendable adicionarlos justo antes de su consumo.

 

NEVERAS ISOTÉRMICAS

Las neveras isotérmicas son una estupenda opción para llevar la comida, pero necesitan algo de ayuda. Procura introducir los alimentos procedentes del frigorífico justo antes de salir de casa, y en conjunto con unas placas de hielo. Si también llevas alimentos que habitualmente se conservan a temperatura ambiente, como latas o bricks, es mejor mantenerlos fuera de la nevera para que no aumenten su temperatura al introducirlos. Recuerda también colocar la nevera a la sombra cuando llegues a tu lugar de destino.

Una vez haya terminado el día de picnic, no guardes ni congeles los alimentos sobrantes, ya que podría suponer un riesgo. Por tanto, procura ajustar las cantidades que lleves contigo.

 

 

Dietista-Nutricionista

Javier TENAS GONZALVO

 

Traslada tus dudas y consulta al nutricionista

Suscríbete a nuestro blog