Comparte este alimento: 

VARIEDADES DE UVA (I)

Otro año más, llega el tiempo de la vendimia, y los viñedos esperan repletos de uva para recolectar o vendimiar. Mientras que algunas de ellas serán destinadas al consumo en fresco, su gran mayoría se utilizarán para elaborar una gran variedad de vinos. Unos vinos con propiedades muy diferentes entre si, y que en muchos casos, la variedad de uva va a ser el principal factor diferenciador.

Posiblemente, alguna vez te has preguntado cuáles son las diferencias entre los distintos tipos de uva que se usan para hacer vino; o en alguna ocasión has tenido en la mano una copa de vino, y has escuchado llamarlo como Tempranillo, Merlot o Cabernet Sauvignon, sin saber muy bien a qué se refería.

Por ello, en esta ocasión, vamos a tratar de resumir algunas de las variedades de uva más conocidas, su origen, y propiedades. En esta primera entrada haremos referencia a las variedades tintas más famosas, tanto nacionales como internacionales; y en la siguiente profundizaremos en las variedades blancas.

 

VARIEDADES TINTAS

 

Españolas:

 

Bobal: Variedad tinta originaria de la Comunidad Valenciana, concretamente de Requena. Los vinos que se obtienen de ella son de un color cereza oscuro, con ciertos tonos violáceos, ligeramente más ácidos que el resto, y con un contenido alcohólico menor. Debido a su alto contenido en taninos, es algo áspero en el paladar. Actualmente también se usa para producir vinos rosados.

 

Garnacha tinta: Una de las uvas más populares del mundo por su extensión, y la más cultivada en España. Los vinos que se obtienen de ella tienen un buen cuerpo, con un sabor afrutado (frutos rojos), y suave en el paladar, aunque pueden tener ciertos regustos picantes. Por lo general, se suelen obtener vinos de una graduación alcohólica alta, pero bastante sensibles a la oxidación, por lo que se suele mezclar con otras variedades como Cariñena o Cabernet Sauvignon para mejorar su envejecimiento en barrica.

 

Mencía: Tipo de uva característica de la zona Noreste de España. Los vinos que se elaboran con ella son de un intenso color, muy aromáticos y afrutados. Además, esta variedad responde muy bien a la crianza en barrica, dando vinos con textura aterciopelada en el paladar.

 

Tempranillo: Aunque su producción es ligeramente inferior que la de otras uvas, es la variedad española de mayor calidad. De hecho, ha llegado a considerarse como la “uva noble” de España. El termino “tempranillo” responde al hecho de que madura varias semanas antes que otras variedades.

Los vinos que proceden de ella son conocidos por unos colores rojo intensos, por su aroma a frutos rojos, y por el equilibrio entre cuerpo y acidez. Además, soporta largos procesos de envejecimiento, con una evolución positiva en botella.

 

Internacionales:

 

Cabernet Sauvignon: Es quizá una de las uvas más famosas del mundo, ya que crece con facilidad en la mayoría de zonas vinícolas.

Al tratarse de uvas de pequeño tamaño, y con una piel gruesa, las cantidades de ésta en la vinificación son considerables, aportando una gran cantidad de taninos que se albergan en ella, y dotando al vino de una característica astringencia. Además, puede presentar aromas muy diversos, a frutas, café, e incluso a pimiento verde.

Suele mezclarse con otras variedades para la producción de vino, ya que responde muy bien a la crianza.

 

Merlot: Aunque pertenece a la misma familia que los “cabernet”, su concentración de taninos es menor, y por tanto, da lugar a vinos más suaves y finos, aunque con suficiente aroma. Con esta variedad de la región de Burdeos,  se consigue un vino de color rubí intenso, de graduación alcohólica media y de un envejecimiento rápido pero que mantiene su calidad.

 

Pinot Noir: Esta variedad clásica de la zona francesa de Borgoña se adapta mejor a las regiones frías que cálidas. Su cultivo es más complicado que el de otras variedades, al igual que su buena vinificación, lo que hace que sea realmente apreciado.

Posee una piel fina y un contenido en compuestos fenólicos bajo, lo que da lugar a vinos de color más claro, cuerpo ligero-medio y baja astringencia. Su aroma suele relacionarse con frutas rojas como cereza, frambuesa y grosella.

Este tipo de uva es usualmente utilizado también en la producción de champán, vinos espumosos y rosados.

 

Shyrah/Shiraz: Esta variedad tinta típica del valle del Ródano, es una uva que crece con facilidad en los climas cálidos, aunque dependiendo de las variaciones de éste, va a dar lugar a un amplio abanico de aromas y sabores. Por lo general, el vino procedente de esta variedad posee un buen cuerpo y sabor, con aromas a violetas, café, frutos oscuros y chocolate.