Comparte este alimento: 

EL LENGUADO

El lenguado (Solea solea) es un pez plano que habita en la parte noreste del océano Atlántico, el mar del Norte, el mar Cantábrico y en parte del mar Mediterráneo. Localizándose frecuentemente a unas profundidades de entre 50 y 200 metros, depositado en la superficie del fondo marino, donde se camufla con la arena, dejando sólo al descubierto los ojos.

Es un depredador de actividad nocturna, y que se alimenta principalmente de peces pequeños, crustáceos y otros invertebrados. El color de su piel es blanco por la parte inferior, y marrón verdoso por la superior; aunque es capaz de mimetizarse con el fondo, tomando el color de la arena o piedras.

Existen otras especies que pueden confundirse fácilmente con él debido a su similitud morfológica, por lo que hay que prestar atención:

  • Lenguado del Cabo o “del fango” (Austroglossus pectoralis) y Lenguado del sur o “austral oeste” (Austroglossus microlepis): No poseen mancha en la aleta.
  • Lenguado de arena (Solea lascaris): La mancha de la aleta es más clara.
  • Lenguado senegalés (Solea senegalensis): La mancha de la aleta es más clara.

 

EL ALIMENTO

El lenguado es un pez blanco, lo que indica que posee un bajo aporte de grasa, concretamente, 1,3g de grasa por cada 100 gramos de carne de lenguado. De igual modo, la cantidad de hidratos de carbono y fibra que posee, es nula. Por tanto, el aporte energético estará directamente ligado a la cantidad de proteína que contiene, que a su vez sea dicho, se asemeja bastante al resto de pescados, siendo una buena fuente de proteína de alta calidad. El compendio global de nutrientes le otorgan una energía que ronda las 80 Kcal. por cada 100 gramos de producto, aunque hay que tener en cuenta que la ración media suele ser de unos 150 gramos.

En relación a su aporte vitamínico y mineral, cabe destacar únicamente su aporte en minerales, ya que su contenido en vitaminas es bastante mediocre, salvo por unas pequeñas cantidades de algunas vitaminas del grupo B, como la B3. Los minerales más representativos son el fósforo, imprescindible para el correcto mantenimiento dental y óseo; el potasio; el magnesio; y el yodo, común en pescados marinos y fundamental para un correcto funcionamiento de la tiroides.

 

 

EL INGREDIENTE

Su sabor suave, textura, y escasas espinas, han hecho que sea uno de los pescados más populares. De hecho, existen muchas preparaciones tradicionales a lo largo de España, como el lenguado a la gaditana, o a la madrileña. Aunque por lo general acepta muy bien cualquier tipo de cocinado. Se puede preparar al horno, rebozado, relleno, o utilizando su carne para elaborar rellenos, albóndigas o pasteles de pescado.

La mejor temporada del lenguado va desde primeros de marzo hasta finales de abril, aunque luego puede encontrarse durante todo el año en los mercados. A la hora de su compra se recomienda fijarse en los parámetros básicos de frescura para el pescado. Elige preferentemente aquel que presente una piel brillante y acuosa, sin excesiva mucosidad superficial, y con un olor agradable a mar. Por otro lado, su conservación en casa debe realizarse siempre en refrigeración o congelación.

Recuerda que los pescados se tratan de un alimento que perece y se altera con facilidad, así que procura no demorarte mucho desde que lo compras hasta que lo introduces en la nevera. Y consumirlo en los días próximos a su compra.

 

¿SABÍAS QUÉ ...

... Cuándo nace tiene los ojos localizados uno en cada lado del cuerpo, y conforme madura uno de ellos se desplaza para colocarse ambos en el mismo lado, y así poder depositarse sobre la superficie del mar?

 

RECETAS

Lenguado con mandarina

Popietas de lenguado

Lenguado relleno de espárragos

Lenguado en papillote