Comparte este alimento: 

5 cosas que deberías de saber sobre LA ALCACHOFA

A finales de la época invernal, y si el frío no ha hecho mella en ella, florece esta planta perteneciente a la familia de las Asteráceas, dentro de la que encontramos miles de especies, y algunas tan conocidas como la lechuga, endibia, escarola, cardo o girasol. Más concretamente, la alcachofa se enmarca dentro del género Cynara, responsable del nombre de varios compuestos que posee (cinarina, cinaropicrina).

 

El nombre de "alcachofa" se le da tanto a la planta entera como a la parte comestible, que en este caso, se trata de una inflorescencia, y que a su vez, procede de un término árabe con el significado "lengüetas de tierra", en referencia a la forma de sus hojas.

 

Su procedencia se localiza en la zona Norte de África, lugar a partir de donde se extendió por toda la costa mediterránea y proliferó su cultivo hasta la actualidad, siendo España, Italia y Egipto, algunos de los mayores productores a nivel mundial.

 

 

VALORES NUTRICIONALES

Para más información nutricional, puedes consultar el siguiente enlace.

 

 

RECOMENDACIONES DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

 

A la hora de la compra, se recomienda elegir aquellos ejemplares que:

 

  • Tengan mayor peso en relación a su tamaño; no siendo únicamente el tamaño un buen indicativo de calidad.
  • Sean compactas y bien formadas.
  • Presenten un color verde claro y una textura crujiente.

 

Por el contrario, rechazaremos aquellas que presenten coloraciones pardas y ablandamientos, o que se abran con facilidad.

 

Su conservación en casa puede realizarse en bolsas de plástico cerradas en el frigorífico. También puede mantenerse el tallo hasta el momento previo a su cocinado para prevenir desecaciones. De este modo, la alcachofa con tallo puede incluso introducirse en un recipiente con agua dentro del frigorífico, como se hace con las flores (tipo florero). De esta forma, aguantarán durante más tiempo.

 

 

RECOMENDACIONES DE CONSUMO

 

La alcachofa quizá no presenta tanta variedad en la cocina como otros ingredientes, aunque puede prepararse de innumerables formas como, hervidas, al vapor, rebozadas, guisadas, fritas, al horno e incluso a la brasa. Con imaginación se pueden elaborar platos originales, y que gracias a su sabor ligeramente amargo y su textura jugosa y fina, no dejará indiferente a nadie.

 

 

¿SABÍAS QUE...

 

... La alcachofa fue popularizada por los romanos por sus efectos afrodisíacos?

 

... Su porción interna o cogollo, de textura más blanda, se le conoce vulgarmente como corazón de la alcachofa?

 

 

RECETAS

 

Alcachofas en tempura de cava

 

Excelente forma de presentar las alcachofas para un entrante. Puede acompañarse con otras verduras en tempura para aportar más variedad.

 

Brocheta de pulpo, alcachofa y tofu

 

Un plato sencillo y atractivo con el que sorprender a tus comensales.

 

Crema de alcachofas y almendras

 

Si te gusta el sabor, pero no te convence la textura de la alcachofa, prueba con esta crema de alcachofas con almendras; seguro que te encanta.

 

Alcachofas rellenas de gulas y gambas

 

Un entrante ideal para comidas y cenas algo más especiales.